pregoner.es | Diario online de la comarca de l'Alacantí

Los turroneros del Mercado de Alicante, atrapados por las obras de Barcala

Los dos quioscos de dulces xixonencs de la puerta principal del edificio de abastos de la capital, A. Monerris Sirvent y E. Candela Espí, con casi un siglo de historia viva, se lamentan de que el Ayuntamiento no suspenda los trabajos y molestias de la reforma de fachada durante los días prenavideños de más venta del año

Montacargas, vallas y mallas rodean literalmente, hoy, el puesto de la familia Candela./FOTO BERNAT SIRVENT

Nunca llueve a gusto de todos. Y menos aún si la piedra ‘stricto sensu’ cae en plena campaña de recolección del fruto. Eso es lo que le está ocurriendo en estos momentos a los dos turroneros made in Jijona del Mercado Central de Alicante. Literalmente, las obras de remodelación de la fachada central del emblemático edificio de abastos de la capital alicantina les tiene atrapados en los días prenavideños de más venta del año del duro, del blando, del a la piedra y del yema tostada. Rodeados de mallas protectoras, montacargas, vallas, obreros, ruidos de maquinaria pesada, cubos de pintura, sacos de cemento. Polvo y molestias, en suma.

No lo han transmitido por escrito al Ayuntamiento de Alicante, el cual inició un ambicioso proyecto de remodelación y mejora del Mercado Central de Alicante en septiembre y que supondrá la inversión en tres fases (puestos de flores, fachada, aire acondicionado y aseos) de casi medio millón de euros. Pero los dos insignes turroneros jijonencos han aprovechado, esta misma mañana, la presencia por la zona del blog Made in Jijona para transmitir su cabreo, cuando no profunda indignación.

Puesto de la familia Monerris literalmente rodeado por arriba y por abajo por elementos de las obras del Mercado Central, hoy./FOTO BERNAT SIRVENT
Puesto de la familia Monerris literalmente rodeado por arriba y por abajo por elementos de las obras del Mercado Central, hoy./FOTO BERNAT SIRVENT

A. Monerrris Sirvent y E. Candela Espí representan una larga tradición de turroneros xixonencs a la conquista de los exquisitos paladares de los alicantinos. Ambas empresas, que proceden, en realidad, de la misma rama familiar de los ‘aspinacs’ de Xixona, como se encarga de recordar Alberto Monerris Sirvent, que representa ya la tercera generación aunque, tras su jubilación el negocio lo gestiona su hija Noelia Monerris, se instalaron en el año 1921.

Noelia Monerris Miralles, la cuarta generación del puesto de la izquierda del Mercado y actual titular, con su padre Alberto Monerris, hoy./FOTO BERNAT SIRVENT
Noelia Monerris Miralles, la cuarta generación del puesto de la izquierda del Mercado y actual titular, con su padre Alberto Monerris, hoy./FOTO BERNAT SIRVENT

Coinciden en señalar a este blog que su servicio va mucho más allá del mercamente comercial. “De antiguo, ya en tiempos de mi abuelo Victoriano Candela, en estos puestos se ejercía de verdaderos guías e informadores turísticos y así seguimos; cada día tenemos que atender a turistas que nos preguntan por sitios de Alicante para visitar, como el castillo de Santa Bárbara y por dónde hay que ir”, razona Esteban Candela, actual gestor del puesto en cuarta generación. Entiende, en parte, pese a la clara afecteación hacia su negocio, que no se suspendan temporalmente los trabajos en la fachada del Mercado, “porque lo que quieren es acabar lo antes posible, pero por lo menos que me quiten de enmedio el montacargas ese”, señala en dirección a la maquinaria pesada que casi invade su puesto.

Esteban Candela, actual titular del puesto de la derecha del Mercado, junto a la empleada Marina Gisbert, hoy./FOTO BERNAT SIRVENT
Esteban Candela, actual titular del puesto de la derecha del Mercado, junto a la empleada Marina Gisbert, hoy./FOTO BERNAT SIRVENT

Los dos turroneros del Mercado Central venden, como Dios manda, el turrón de textura blanda y dura, variedades Jijona y Alicante, con el sello y contraetiqueta de garantía de calidad del Consejo Regulador de la IGP al elaborarlo en sendas fábricas xixonencas. Y los dos puestos ofrecen un servicio de contrastada calidad y atención de proximidad y familiar al cliente prácticamente los trescientos sesenta y cinco días del año.

Alberto Monerris se lamenta de que, tras solicitárselo los responsables de la obra, les ha dado permiso de su contador particular de agua para el uso y limpieza de la zona durante la ejecución. “Y ahora me hacen esto, porque nos vamos a meter en el día de Nochebuena con todas estas molestias; no hay derecho, pero no nos cabe otra que aguantarnos”, explica con claro estoicismo el veterano turronero xixonenc.

Ya he pagado a la aseguradora la ampliación de póliza por el puesto adicional al quiosco de todos los años, pero voy a perder el dinero, pues no tengo espacio físico para instalarlo

Su hija Noelia Monerris Miralles, que es la actual titular de la explotación del tradicional quiosco municipal, también se queja de que “ya he pagado a la compañía aseguradora la ampliación de la póliza por el añadido de puesto exterior que ponemos todos los años junto al quiosco, pero voy a perder el dinero, porque no hay espacio físico posible para poner ese puesto adicional”.

Exquisita educación, diplomacia y ‘savoir-faire’ típicos jijonencos

Con todo, los turroneros Made in Jijona hacen gala de una exquisita educación y diplomacia hacia los responsables políticos y públicos de Alicante y durante sendas conversaciones no han lanzado ni un solo exabrupto. Ni contra el alcalde Luis Barcala ni contra nadie del Ayuntamiento. Un ejemplo más del ‘savoir-faire’ jijonenco. De su elevada capacidad para adaptarse a las circunstancias y, en última instancia, para dar servicio -llueva o nieve- con una dulce sonrisa en sus labios a sus golosos y delicatessen clientes.

 

Comentar

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.