pregoner.es | Diario online de la comarca de l'Alacantí

El mal tiempo reduce entre un 20% y un 30% la venta hasta ahora de helado artesano

El sector del típico postre veraniego, con 3.000 negocios jijonencos esparcidos por España y 250 millones de euros de facturación anual, confía en que el mes de septiembre y la prolongación del calor permita compensar lo no ingresado, según el presidente de Anhcea, Marco Miquel

Una vitrina de una heladería artesana made in Jijona situada en Extremadura.
Una vitrina de una heladería artesana made in Jijona situada en Extremadura.

El buen tiempo es un elemento crucial en la cuenta de resultados de las heladerías artesanas, una suerte de negocios situados, bien en la costa, bien en municipios de interior, en zonas normalmente privilegiadas donde tomar un producto nutritivo y natural es mucho más que refrescar el paladar.

El clima, muy irregular durante la festividad de San José y Fallas, después durante la Semana Santa y la Pascua y, más recientemente, en el puente del 1 de mayo (macropuente en el caso de los madrileños), no ha acompañado a los heladeros artesanos de Xixona. Unas 3.000 familias esparcidas por España cuyo negocio depende muy mucho de la climatología y de mirar, a primera hora del día, cómo ha amanecido la jornada.

El arranque de la campaña de los heladeros este año no ha sido, ni mucho menos, ejemplar a efectos de balances contables. Lo acaba de confirmar al blog Made in Jijona el presidente de la patronal nacional del helado artesano (Anhcea), Marco Miquel. El representante del sector llega a hablar, incluso, de que “ha descendido la facturación, de media, entre un 20% y un 30% en todas las regiones, aunque el mal tiempo no haya sido el mismo en todas las zonas, aunque, en general, no nos ha beneficiado en nada”.

Marco Miquel, presidente de Anhcea, en el obrador artesano de su negocio de Dénia.
Marco Miquel, presidente de Anhcea, en el obrador artesano de su negocio de Dénia.

El tiempo, el buen o mal tiempo, es, más que importante, absolutamente decisivo en la cuenta de resultados de este tipo de negocios, porque “cambia de la noche al día que el clima nos acompañe”, subraya Marco Miquel. Este profesional, con negocios en Dénia, deja claro que el tiempo no ha sido fiel aliado, ni mucho menos, en ninguno de los tres ciclos festivos celebrados hasta ahora: San José/Fallas (que es la fecha en la que arranca oficialmente la campaña del helado artesano tanto a nivel de expedición como de consumo real), Semana Santa/Pascua y puente del primero de mayo.

Marco Miquel anota un elemento añadido. El arranque primaveral del pasado año fue “espectacular”, lo que todavía causa un lastre mayor a las cuentas e ingresos de este año. “Se nota más la caída de ventas, pues en algunos casos el descenso es brutal, del 40%”, añade Miquel, adalid en la lucha ante las distintas Administraciones de un sector que quiere una marca de garantía para distinguir el helado artesano del industrial como base para abordar el futuro ante la competencia cada vez más feroz de las grandes multinacionales o empresas del helado en España.

En este tipo de negocio, día que pasa, día que no se recupera o no se arregla, aunque no sea igual un día malo de mayo que de agosto

“En este negocio, día que pasa, día que no se recupera o no se arregla, aunque no sea igual la venta en un día de mayo que en un día de pleno agosto”, recalca el presidente de Anhcea.

El negocio del helado artesano tiene que afrontar, además, gastos añadidos. Fundamentalmente, el del pago de la materia prima inicial y el arranque de la elaboración, más alguna potencial inversión. “Estamos tirando de armario y, si se vende menos de lo previsto, pues hay que echar varias veces de armario porque la materia prima, por lo general, se tiene que pagar enseguida y eso descuadra todas las previsiones del negocio”, asegura Miquel.

“Ya nos conformaríamos con que los fines de semana de mayo y de junio fueran todos buenos, porque, si encima, llueve un sábado de estos se descuadra todavía más la cosa”, razona Miquel, para quien “tampoco hemos tenido suerte en los fines de semana hasta ahora, al margen de los reseñados de Fallas, Semana Santa y primero de mayo”.

De Galia a Cataluña, pasando por Extramadura, Madrid o Andalucía

Aunque las lamentaciones van por barrios, Miquel asegura que, de modo totalmente generalizado, el sector se queja de mal tiempo, desde Galicia a Cataluña, pasando por Andalucía, Madrid, Extremadura o la Comunitat Valenciana. “El déficit de venta ha sido bastante grande y, encima, muchos clientes de muchas zonas han preferido ir a esquiar durante los fines de semana al alargarse la campaña en las estaciones por la mucha nieve caída este año”, explica Marco Miquel. En el caso de la Comunitat Valenciana, donde muchos de estos negocios están ubicados en primera o segunda línea de mar, el viento ha molestado “muchos días, demasiados para nuestro tipo de negocio, con terrazas y veladores”.

Terraza de Helados Mira de El Campello, una de las heladerías made in Jijona más reconocidas en la Costa Blanca.
Terraza de Helados Mira de El Campello, una de las heladerías made in Jijona más reconocidas en la Costa Blanca.

Aunque cada ciudad a la que acude año tras año el colectivo de familias del helado artesano tiene una idiosincrasia distinta, un mes decisivo para el balance final de la campaña será junio. “En algunos casos, el mes de las comuniones por excelencia beneficia a los heladeros, pero en otros perjudica, porque se concentran muchas comuniones y muchos gastos del familiar que la toma y de los invitados; al final, el consumo en las terrazas es inferior en muchos casos”, se lamenta Miquel.

Heladería Soler, un negocio made in Jijona en el corazón del famoso barrio Ruzafa de Valencia.
Heladería Soler, un negocio made in Jijona en el corazón del famoso barrio Ruzafa de Valencia.

Será determinante para cuadrar los números, según Miquel, el mes de septiembre y si se prolonga en mayor o menor medida el buen clima durante octubre e incluso noviembre, meses en los que cientos de estos negocios mantienen abiertas sus puertas en los últimos años al cambiar el clima y alargarse el veranillo de San Miguel. Desde el blog made in Jijona, también hacemos votos porque mejore el clima, factor clave y determinante para la venta del auténtico helado artesano en España.

 

 

“El problema del heladero no es ni Italia ni los ‘hiper’, sino el fraude con el uso del término artesano”

Comentar

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.