pregoner.es | Diario online de la comarca de l'Alacantí

“El peor arranque de año desde 2014”

El paro aumenta en 2.312 personas y la Seguridad Social pierde 6.983 afiliados este enero en la provincia de Alicante

4 de cada 5 personas paradas son mujeres

L. BAGUR | PROVINCIA- Ayer se dieron a conocer los datos de empleo y afiliación a la Seguridad Social del primer mes de 2018 y lo cierto es que en la provincia de Alicante la tónica no es muy distinta a la del resto del país: “poco y mal empleo es la norma en el mercado laboral”, sentencian desde CCOO. La provincia ha perdido 6.983 afiliados a la Seguridad Social en enero, un descenso en sintonia con los de novimebre y diciembre; el paro ha aumentado en 2.312 personas –el 87% son mujeres-, “lo que supone el peor arranque desde 2014”. Por eso, según concluye el sindicato, “los datos son incompatibles con el discurso de la recuperación económica”. Por otra parte, solo el 48% de las 162.500 personas en paro en la provincia de Alicante recibe alguna prestación por su situación de desempleo.

Tanto CCOO como UGT ponen el foco en el sector servicios, el que más ha adolecido de la pérdida de empleo (-3.123 personas) en oposición con sectores como la industria o la construcción, que en enero cuentan con 473 y 327 trabajadores más respectivamente, además del colectivo “sin empleo anterior”, del que 187 alicantinos se han incorporado al mercado laboral.

Trabajo sí, pero precario

Para UGT las cifras conocidas ayer “siguen demostrando la estacionalidad de buena parte del empleo creado en la provincia”, un aspecto que, junto con “la alta precariedad” del trabajo disponible, explican la destrucción de puestos de trabajo. No obstante, a pesar del aumento del paro y el descenso en la aafiliación a la SS.SS., la contratación en la provincia de Alicante ha aumentado respecto a diciembre de 2017 y también en comparación con el primer mes del año pasado. Es decir, que hay más contratos para menos personas en la Seguridad Social, “una clara señal de que se trata de una contratación de muy baja calidad, de corta duración”, apunta CCOO.

Como conclusión, los sindicatos siguen demandando a las instituciones que fomenten un cambio estructural y duradero del sistema productivo para hacerlo sostenible, una transformación basada en “las energías renovables y las nuevas tecnologías”. Pero, lejos de eso, las instituciones apuestan mayoritariamente por parches cortoplacistas, que no soluciones, como convertirse en contratadores directos y ofrecer trabajos de pocos meses de duración y muchas veces, además, para puestos de utilidad real dudosa.

Empleados contratadas temporalmente para dar “servicio al ciudadano” en la vía pública junto con el concejal del área, Manel Giner. | FOTO: AYUNTAMIENTO DE SANT JOAN

 

 

 

Comentar