pregoner.es - Diario online de la comarca de l'Alacantí

Tritón al trote en San Antón Bajo

El desnivel de la calzada en la Plaza de la Misericordia y la mala fortuna hicieron que el monumento de la modesta comisión se viniera abajo, pero el trabajo de toda la noche y el aliento de la gente vuelven a levantar al dios desde las profundidades marinas

“Pese al fuerte calor del lunes, trabajamos hasta las cinco de la madrugada sin parar, arropados por los comisionados y moldeamos en una tarde el trabajo de seis meses para que no se note”, afirman los artistas de Catarroja Paco Cuadros y David Zahonero

FOTO: DANI MADRIGAL

BERNAT SIRVENT | ALICANTE.- El arte efímero del fuego purificador de les Fogueres de Sant Joan es una lucha permanente contra los elementos. Desde que arreció la crisis económica, más si cabe, pues a los propios obstáculos de la ciencia física se unen los económicos. En el ecosistema fogueril, no todo son oropeles y fotos de portada o selfies de políticos en boga.

Hay comisiones modestas, pero entusiastas y humanas, que hacen lo que no está escrito para que la fiesta no pare y para poder resurgir, año tras años, de las cenizas. Dos incidentes en la plantà de este ejercicio han tenido un eco de distinta dimensión entre la familia fogueril, como es bastante habitual. Mientras la foguera de categoría especial de Florida Portazgo vio cómo el domingo por la tarde el infortunio volvía a cebarse con ella y un remate se venía abajo, pero también observó el apoyo del ‘establishment’ y su automático eco mediático, al otro extremo de la ciudad, en el modesto barrio de San Antón Bajo, en la alicantina plaza de la Misericordia, otro monumento se desplomaba. No era un simple remate. Era tritón, el dios de la mitología griega mensajero de las profundidades marinas, el que volvía a levantarse en silencio. Con esfuerzo, pundonor y sin los ecos del aparato social alicantino.

Tritón vive. Al trote, pero erigido tras la iglesia de la Misericordia, que, quizás, también le ha tirado el capote, según explican los más creyentes del lugar situado junto a la Fábrica de Tabacos. Hoy ‘Mediterráneamente’, que así se llama el monumento haciendo suyo el lema de la Agencia Valenciana de Turismo para reivindicar Alicante como tierra de acogida, como relato de un turismo de puertas abiertas, se exhibe en todo su esplendor. Sin las heridas que producen las fieras de las profundidades marinas.

FOTO: DANI MADRIGAL

Y ahí están los artistas Paco Cuadros y David Zahonero, arropados por Carmen López, la tesorera, y otros comisionados, haciendo gala de buen humor, de camaredería y de felicidad fogueril tras el susto. Explican que estaban en pleno proceso de acopio de materiales y ninots. Fue a las doce de la noche del pasado lunes cuando el peso del monumento no soportó un pequeño desnivel de la calzada ni aun con clavos sobre la base. “Parece que el olor a la panceta que expedía la plancha del racò le afectó a Tritón”, comentan con sorna.

Los primeros instantes fueron de nerviosismo que, en unas horas, se tornaron en espíritu cerrado de colaboración. Ahí, junto a los artistas de Catarroja, se encontraban el presidente de la Foguera Miguel Ángel García de Egea, así como su hijo; Carmen e hija, Ulises, Delia, Mercedes, Noelia y José Luis, a los que se unieron los comisionados de la foguera infantil, Marina, Iza, Mari y Fran. Apenas sí trece comisionados que hicieron lo indecible para que la mala suerte del dígito se tornara en ilusión.

Lema premonitorio

En la estructura principal de la figura del Tritón se exhibía ya un cartel con un lema que fue premonitorio por parte de los constructores: “Ho poden preguntar, que el nostre equip de muntatge ja està a punt per a plantar… i nadar…”. Los artistas comentan que la premonición no falló y que todos se sumergieron, primero, ante la zozobra para, a renglón seguido, arremangarse las camisas.

FOTO: DANI MADRIGAL

Así fue como trabajaron denonadamente para realizar el trabajo de seis meses en apenas una tarde y una noche. “Hemos modelado casi toda la parte de atrás del Tritón, lo hemos hecho al trote y apenas se nota nada, por lo que estamos satisfechos todos”. De momento, ya han logrado el sexto premio en infantil y el último en promoción del valenciano por edición de llibret. En breve será el veredicto para una  modesta comisión de sexta categoría que, con un presupuesto de 7.000 euros, ha hecho este año aún más virguerías. Incluida la Bellea del barrio, Noelia Berenguer, la cual pertenece, curiosamente, al gremio de artistas fogueriles de Alicante. Con mucho esfuerzo y suerte, realizan loterías y pasan la cartilla a los vecinos del barrio, un barrio envejecido pero de profunda raigambre alicantina. Que mira la fiesta y el futuro de cara. Cosa distinta es que el Tritón reparado al trote no hubiera caído de espaldas. Pero constructores y comisionados se han sumergido y han salido a flote. Premonición de un buen final para el fuego purificador de esta noche de Sant Joan en San Antón Bajo.

Comentar

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.