pregoner.es | Diario online de la comarca de l'Alacantí

Arte para explicar la locura

Participación Ciudadana promueve la exposición «21 miradas al niño que salió de un agujero negro», parte de un proyecto de arte y creatividad contra el estigma de la enfermedad mental del dramaturgo Alberto Celdrán

LAURA BAGUR | VÍDEO: MANUEL R. SALA | SANT JOAN- Hace más una década, Alberto Celdrán fundó la compañía Locos por el Teatro, compuesta por personas con y sin enfermedad mental. Poco a poco, investigando y creando, iban derribando barreras y combatiendo prejuicios. Pero Celdrán sentía que faltaban recursos para explicar qué es la enfermedad mental a los más pequeños «porque es una cosa muy abstracta, no es algo que se pueda ver a simple vista como una persona que va en silla de ruedas». Y así nació el laboratorio creativo que culminó con la obra de teatro El niño que salió de un agujero negro, con un vídeo documental que se presentará en las próximas semanas y con la exposición colectiva que puede visitarse en la Casa de Cultura de Sant Joan hasta el 21 de febrero.

Tenemos claro que en sensibilización los niños son la clave para todo y no había recursos para trabajar la enfermedad mental con niños

Para inspirar a los miembros del laboratorio en el trabajo de creación de la obra de teatro, «empezamos pidiéndole a algunos artistas plásticos amigos que crearan una obra que fuera estímulo creativo para las personas con enfermedad mental que estaban en el laboratorio, y unos artistas fueron llamando a otros hasta el total de los 21», relata con orgullo Celdrán. «Cuando vimos la riqueza de propuestas (…) quisimos construirlo como otra herramienta de sensibilización a través del arte, en este caso el arte plástico».


Este componente colaborativo es lo que ha llevado a la concejalía que dirige Clara Rodríguez a apoyar la exposición. Todo el proyecto se basa el la participación, y algo que Rodríguez valora especialmente es que cuenta con «determinados sectores de la sociedad que están más excluidos, como son los usuarios del centro Doctor Esquerdo». Además, sostiene la edil, la exposición tiene un componente pedagógico fundamental para «evitar prejuicios y mejorar la visión de determinados temas que son un poco tabú».

Además, Rodríguez asegura que es «fundamental» apoyar las propuestas que se dirigen a la infancia y celebra que «podamos, de alguna forma, incidir en que las nuevas generaciones tengan otro concepto o reflexiones sobre el tema de la enfermedad mental» para alcanzar una sociedad más justa e igualitaria.

Tiene un componente educativo, pedagógico, que da voz a esas personas a las que tradicionalmente no se les ha dejado participar tanto en la sociedad

La exposición se compone de dibujo en vivo y de fotografías de las sesiones de trabajo del laboratorio creativo, de los títeres que allí se hicieron para ir experimentando, de parte de la escenografía de la obra teatral, de fotografías del espectáculo y de obras sobre la enfermedad mental en técnicas tan variadas como la ilustración, el grabado o la pintura. La escenografía está en el suelo y las obras colgadas en la pared están a una altura más baja que normalmente. Y es que la muestra, como todo el proyecto, se dirige especialmente a los más pequeños. «Tenemos claro que en sensibilización los niños son la clave para todo», defiende el dramaturgo.

Las fotografías de la representación del teatro son de David Santacruz y David Sardaña, los dibujos en vivo son del argentino Gonzalo Núñez, la escenografía es de Virtu Reche y Manuel Manzano y el títere que representa al niño que salió del agujero negro es obra del propio Alberto Celdrán. Los artistas que firman el resto de obras son Paula Alenda, Henar Bengale, el alemán afincado en Sant Joan Clarence Boywitt, Juan Castaño, Vicente Cruz, Fefeto, Xila Fernández, Antonio Gómez Ribelles, Jordi Huguet, Ana Lizón, Roca Madour, Juan Palomares, la chilena Patricia Pérez Valdés, Virtu Reche, David Santacruz, Sapo Concho, David Sarldaña, Pedro Strange, Tiricia y Valiente Verde. 

En torno a la enfermedad mental existe desconocimiento y miedos infundados, lo que en muchas ocasiones condena a las personas que la padecen a la soledad y el rechazo. En realidad, cualquier característica que nos haga diferentes puede aislarnos, es difícil aceptar al diferente, conectar con él. El niño que salió de un agujero negro combate este estigma dirigiéndose especialmente a los más pequeños y su vocación es seguir creciendo y dándose a conocer. Por eso, según detalla Celdrán, «estamos hablando con la confederación nacional de salud mental y ellos están valorando, dentro de las distintas partes que tiene el proyecto, poder utilizarlas como herramienta de sensibilización a nivel nacional».

Comentar

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.