pregoner.es | Diario online de la comarca de l'Alacantí

Los comerciantes prefieren l’Ordana pero echan en falta más publicidad

La nueva localización del Mercado de Navidad y la gran carpa han permitido multiplicar la oferta de actividades y que los visitantes destinasen más tiempo a conocer las propuestas de los comerciantes y artesanos. Sin embargo, muchos lamentan que las ventas han descendido porque se ha perdido la gente de paso y reclaman más publicidad para el año que viene


«Está muy bien porque como hay muchas cosas artesanas, yo he resulto unos cuantos regalos de estas fechas», comenta una vecina en el Mercado de Navidad. «Y los niños encantados con la pista de patinaje», añade. El público está contento y en estos cuatro días no han faltado bailes y talleres para los más pequeños. El Mercado de Navidad ha contado con gran afluencia de visitantes y los bares de la plaza también lo han notado: «Estamos contentísimos de que no se haga todo en la Rambla», asegura el propietario de Los Hermanos.

A José Manuel, de Robenove, le gusta la plaza, la disposición del mercado y que hace menos frío, pero reclama más publicidad porque antes mucha más gente «se encontraba la calle cortada y el Mercado de Navidad y ahora solo viene el que sabe que está», detalla. «He tenido que decirle a gente del pueblo que estamos aquí porque ni sabían que se celebraba», relata su compañera. En el mismo sentido se pronuncia Lourdes, artesana costurera: «las instalaciones están muy bien pero la venta no es la misma (…) clientas que no eran del pueblo y que venían siempre no han venido este año», lamenta.

«El sitio y la carpa están muy bien porque la gente viene a estar, no a dar la vuelta rápida de rigor, y como no hace frío se quedan más rato y preguntan», comenta el chico que atiende en el puesto del licor Quemaito. Es de Elda y este es el tercer año que visita Sant Joan. La vaquería del camp d’Elx lleva visitando el Mercado de Navidad cinco años y en esta edición ha habido «más gente pero menos venta», asegura.

En el extremo contrario se encuentra Le Petit Comité. Su propietaria participó el año pasado y mucha gente contrató sus servicios de eventos y talleres infantiles. Este año repite buen resultado, vuelve a estar contenta con la experiencia. La ceramista santjoanera María no necesita darse a conocer y participa para montar un puesto conjunto con la artesana Mari Carmen. María es una de las pocas comerciantes que ha vendido más en l’Ordana que en La Rambla, donde participó por última vez hace dos años.

El Mercado de Navidad es especialmente interesante para los negocios de otros puntos del pueblo, como la heladería Las Delicias, de la plaza de la Constitución, o Salerita, en el parque del Lobo. José y Susana, los propietarios de Salerita, querían dar a conocer su oferta gastronómica compuesta por mini hamburguesas, una variada carta de croquetas o sushi y su servicio de cátering. El ritmo de trabajo ha sido agotador, relatan, pero están contentos porque ha funcionado bien.

Comentar

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.