La iniciativa se ejecutará mensualmente con personas voluntarias | Los ejemplares de tortuga capturados se trasladarán al Centro de recuperación de fauna de Santa Faz




REDACCIÓN | ALICANTE- La concejalía de Medio Ambiente ha puesto en marcha una campaña para el control del Galápago de Florida. La primera acción comenzó el viernes 2 de junio con un taller de construcción de nasas. El próximo viernes día 9 se colocarán las nasas, el sábado se recogerá a las tortugas y el domingo se trasladarán al Centro de Recuperación de Especies que la Generalitat gestiona en Santa Faz, una instalación que solo se encarga de las especies autóctonas pero que realiza una excepción con estas tortugas por lo perjudiciales que son. 

El proyecto se irá desarrollando cada mes con equipos de 16 personas voluntarias distribuidas en cuatro grupos. Para participar es necesario inscribirse en la dirección de correo electrónico: voluntariadoambiental@alicante.es

El objetivo de esta iniciativa es contribuir a una mayor concienciación social y a un mejor conocimiento científico sobre estas especies y sus efectos dañinos. De hecho, el Galápago de Florida se considera una especie invasora porque no es autóctona de este territorio y porque su introducción perjudica a otras tortugas que sí lo son, como el Galápago Leproso y el Galápago Europeo. 

La venta de estas tortugas de agua dulce está prohibida en la actualidad, pero estuvo permitida en la década de los 90 y fue una especie de gran éxito. No obstante, dado que este animal llega a medir entre 30 y 40 centímetros de longitud y tiene una gran esperanza de vida, muchos de ellos acabaron abandonados en distintas zonas acuosas, algo que los ha convertido en una de las 100 especies exóticas invasoras más perjudiciales

La entrada de estos ejemplares en un entorno que no les es propio ha perjudicado a otros galápagos, ya que la tortuga de Florida compite por el alimento, las zonas de sol y de puesta y, dado que está más acostumbrada a competir, suele imponerse. Además, alcanza la madurez reproductiva antes y tiene mayor descendencia. Asimismo, estos galápagos son reservorio de salmonelosis, algo que afecta a los humanos, y podrían ser causa de introducción de bacterias y otros microorganismos patógenos que afectan a otras especies. Su introducción en nuestro hábitat también ha alterado la estructura de la vegetación autóctona ya que se alimentan tanto de plantas como de insectos y pequeños invertebrados, alterando el equilibrio. 

Publicar un comentario

 
Top