Se trata del parque arqueológico visitable más importante de la Comunitat Valenciana y un referente nacional y mundial por su conservación, seguridad y patrimonio


FOTO: DIPUTACIÓN

REDACCIÓN | CULTURA- El Gobierno Provincial iniciará este año las obras de restauración del Foro Romano de Lucentum con una inversión de 400.000 euros. Así lo anunció ayer el presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, en el acto de cesión de la titularidad del Tossal de Manises por parte del Estado. 

Además, Sánchez ha avanzado que "queremos retomar, desde el área de Cultura, el desarrollo de una programación cultural de calidad para los meses de verano que incluya conciertos, teatro u ópera, una oportunidad para el disfrute de los miles de turistas que nos visitan". Por su parte el delegado del Gobierno de la Comunitat, Juan Carlos Moragues, ha calificado el yacimiento como una "joya arquitectónica, monumental e histórica de la provincia, de la Comunitat y de España".

Historia del Tossal de Manises 


Poderosas murallas, anchas calles, viviendas, almacenes y cisternas aseguraban la habitabilidad de Lucentum en el siglo III a.C. Con una extensión de 4,2 hectáreas –aproximadamente, el equivalente a cincuenta campos de fútbol-, el parque conserva toda la ciudad romana amurallada y cuenta con la declaración de Bien de Interés Cultural. 

El arqueólogo y escritor alicantino Antonio Varcárcel, Conde de Lumiares, llevó a cabo las primeras investigaciones relevantes a finales del siglo XVIII, aunque no fue hasta 1931 cuando la Comisión Provincial de Monumentos comenzó con las excavaciones que descubrieron las primeras calles, termas y murallas. Precisamente este fue parte del origen del MARQ, que se creó para acoger las piezas recuperadas en el yacimiento, y el inicio de una relación con la Diputación que actualmente se ha consolidado al asumir la propiedad de los terrenos. 

Sánchez, Nordström y Moragues | FOTO: DIPUTACIÓN

En los años 50 y 60, la presión urbanística cercaba el Tossal de Manises hasta que el activismo infatigable de la arqueóloga sueca afincada en alicante Solveig Nordström logró que la prensa internacional se hiciese eco de la situación y al Gobierno no le quedase más remedio que intervenir. Finalmente, en 1973, el Ministerio de Educación expropió los terrenos y delimitó la zona, tal y como la conocemos en la actualidad.

A partir de 1990 se retomaron las excavaciones y el MARQ emprendió un amplio proyecto de recuperación y puesta en valor de los restos arqueológicos, en colaboración con el área de Arquitectura de la institución provincial. Tras la consolidación de estructuras y actuaciones en el perímetro para proteger la zona del agresivo entorno urbano, a finales de los noventa se materializó un ambicioso proyecto para su musealización. El principal objetivo era convertir el yacimiento en un espacio inteligible para el público no especializado y poner al alcance del visitante la realidad de este importante legado patrimonial.

Entre otras actuaciones, se fijó un itinerario de visita al yacimiento lo más similar posible al original para facilitar la comprensión de la forma urbana pero, sobre todo, se eliminaron barreras para facilitar la accesibilidad en la medida de lo posible. También la musealización actuó de manera individualizada en los edificios y conjuntos de construcciones más relevantes con el objetivo de resaltar su tipología arquitectónica, incidiendo en los elementos que ayudan a su comprensión y apoyando la actuación con la instalación de paneles informativos a lo largo del recorrido. 

Un complejo sistema de seguridad completó las actuaciones para recuperar el enclave que se inauguró en julio de 1998. Culminaba así la materialización del primer yacimiento arqueológico de la Comunitat Valenciana a la altura de los más reconocidos de Europa, tanto por las infraestructuras enfocadas al visitante como por las labores de investigación y conservación acometidas.

Publicar un comentario

 
Top