Un puesto de marisco del Mercado Central vendía sus productos como si fueran frescos pero las capturas eran del mes de marzo



REDACCIÓN | ALICANTE- El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Alicante, en el marco del Plan Anual de Control e Inspección de las Actividades Pesqueras (PACIAP), ha inspeccionado diversos puestos del Mercado de Abastos Central de Alicante incautando un total de 26 kilos de pescadilla inmadura, 10 cajas de marisco sin etiqueta de procedencia, dos ijadas de atún de unos 13 kilos sin etiquetar.

En la Isla de Tabarca agentes de incógnito incautaron el jueves 50 kilos de gallinetas y lecholas sin etiquetado y 22 kilogramos de langosta y bogavante vivo, pero sin documentos de procedencia.

Mercado Central de Alicante


Agentes del SEPRONA han instruido dos actas a sendos puestos de venta de pescado, por la tenencia para comercialización de pescadilla con tamaño no reglamentario así como con falta de etiquetado y trazabilidad, al parecer, procedentes de las lonjas de Santa Pola y La Vila donde han sido comercializados fuera del control de la lonja. La pescadilla se ha entregado a un centro benéfico.

Igualmente se ha instruido acta a otro puesto de venta por la tenencia y comercialización de ijadas de atún rojo, especie altamente migratoria con especial control sobre su captura y comercialización por institución internacional ICCAT (Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico), no pudiéndose acreditar su trazabilidad desde su captura hasta su comercialización.

En la misma intervención, se ha localizado un puesto que vendía marisco como si fuera fresco pero con etiquetas que señalaban que las capturas eran del mes de marzo. Se solicitó colaboración con Inspección de Salud Pública de Alicante, procediéndose con Inspector dicho organismo a instruir acta con la intervención de la totalidad de marisco expuesto por las irregularidades y al poder suponer la falta de trazabilidad un cierto riesgo por su consumo.

Isla de Tabarca


Este jueves, agentes del SEPRONA realizaron una inspección de incógnito a la Isla de Tabarca, donde interceptaron la descarga de pescado procedente de un barco de artes menores que iba a ser vendido directamente a un restaurante de la zona. El barco fue denunciado por práctica ilegal, al no presentar a primera venta la captura en la lonja y venderlo de forma clandestina a restaurantes, sin control sanitario. Así mismo, el restaurante implicado tenía en la cámara frigorífica unos 50 kilos de la misma especie, gallinetas y lecholas, careciendo de etiquetado y trazabilidad, quedando incautados hasta la presentación de la documentación de procedencia.

Durante otra inspección en otro local, los agentes descubrieron en un acuario para consumo 22 ejemplares vivos de langostas y bogavantes que carecían de cualquier documentación, siendo también incautados cautelarmente.


Para finalizar los agentes realizaron un reconocimiento de la isla, especialmente de las áreas de recogida de residuos urbanos, con el fin de verificar la gestión de los mismos, observando algunas deficiencias que fueron puestas en conocimiento de la Policía Local para su resolución.

El SEPRONA de la Guardia Civil recuerda que el hecho de llevar las capturas a la lonja tiene dos razones principales: el pago de los correspondientes impuestos por la pesca realizada y el control sanitario de las especies capturadas. 


Publicar un comentario

 
Top