El nuevo presidente de la Asociación Nacional de Heladeros Artesanos, Marco Miquel, expone cuál es su hoja de ruta para mejorar un sector que tiene esparcidos 1.200 negocios por toda España y que mueve más de 250 millones de euros al año



Marco Miquel muestra una selección de sabores de helados en su obrador de Dénia.

BERNAT SIRVENT | XIXONA.- Savia nueva para el helado artesano con marchamo de calidad y origen jijonenco, una de las cunas de este postre típicamente veraniego, aunque cada vez más se consume todo el año. Marco Miquel sustituyó en febrero como presidente de la Asociación Nacional de Heladeros Artesanos (ANHCEA) al veterano José Luis Gisbert, quien estuvo al frente de la más importante patronal española del helado pata negra de obrador (1.200 negocios esparcidos por toda España) los últimos 18 años y hoy preside IFA, institución que también puede hacer mucho por el sector como buena plataforma de promoción nacional e internacional. El máximo representante de los artesanos del helado no escatima en esfuerzos y tesón. Ha tenido tiempo en esta maratoniana semana, en la que se ha reunido con la alcaldesa de Xixona, Isabel López, y con dirigentes de las Consellerias de Sanidad, Agricultura y Economía, para atender a 'pregoner.es'. En esta entrevista, deja meridianamente clara cuál es su hoja de ruta, con importantes retos de futuro para un sector absolutamente imprescindible para el consumidor español.


pregoner.es: ¿Por qué acepta el importante reto de presidir la asociación de heladeros artesanos más importante de España?

Marco Miquel: Lo primero es reconocer la gran labor realizada por el anterior presidente José Luis Gisbert al frente de la misma a lo largo de tantos años y que tanto prestigio ha supuesto para el sector. Pero ante el hecho de no poder seguir por los estatutos, nos planteamos la posibilidad de presentar la candidatura con una mezcla de savia nueva que pudiese aportar nuevas perspectivas a la línea de actuación de la asociación aprovechando la inercia de una nueva generación que está poniendo el helado artesano a nivel de “champions” y al mismo tiempo considero que es un honor para un heladero presidir una asociación del gremio del que has elegido como profesión.

p: Usted ha sido concejal de Turismo en su pueblo de acogida, Dénia, y puede aportar mucho al sector del helado desde el punto de vista del marketing y la visibilidad como sector artesano diferenciado.

M.M.: “Cada maestrillo tiene su librillo” dice el refranero español y, aplicándolo a la asociación, considero que lo que nos ha faltado en general es una mayor promoción en el público final, tenemos un producto maravilloso pero no llega a la percepción de todos. Aparte tenemos que hacer una campaña fuerte también con los medios de comunicación. Está demostrado que se valora mucho más lo de fuera que lo que tenemos en casa, y ahora es un momento fantástico para revertir la situación. Hay una generación preparadísima y con ilusión de hacer cosas. De ahí los frutos del subcampeonato del mundo de heladería, el reconocimiento en muchas ferias y certámenes, y nos tenemos que aprovechar de eso. Pero ahí también queremos incluiros a los medios, para que se valore también lo de casa.

p: ¿Qué quiere decir exactamente, nos falta a todos ser un poco chauvinistas?

M.M.: Vemos muchas veces que se hacen listas con las mejores heladerías de…. y al final resulta que no se ven reflejados los magníficos profesionales del sector alicantino y jijonenco esparcido por toda España. Y yo me pregunto, ¿qué criterio es el que alguien se atribuye para decidir quien és el mejor de…., sabe realmente de helados? Ahí es donde más considero que debemos actuar. No podemos quejarnos simplemente. Tenemos que hacer notar nuestra presencia en todas partes para llegar a que se visualicen nuestros establecimientos

p: ¿Cree que existe una burbuja del helado en las zonas turísticas, pues en Alicante hace dos veranos en el área de la Rambla y casco histórico abieron unos diez establecimientos, entre ellos varios italianos?

M.M.: Hace unos años hubo un abuso de apertura de bares y ahora Ha tocado a las heladerías en todas sus modalidades, la gente tiene un dinero para invertir y lo considera fácil desde su desconocimiento del sector y apuesta por un nuevo local. Se cree que todo el mundo es orégano y, como la mayoría no es heladero sino que vende helados industriales, lo montan sin preparación formativa ninguna y así vemos que muchos de ellos casi no duran casi. Sin tener en cuenta la nacionalidad, ya que la mayoría es marketing y tampoco son italianos ni nada que se le parezca.

p: ¿El helado italiano es una dura competencia para el helado artesano español, en particular el nacido de familias emprendedoras de Xixona?

M.M.: El italiano ha sabido venderse mucho mejor que los españoles, ellos tienen claro lo importante que es la imagen en este mundo y siempre están cambiando. En marketing nos ganan por goleada. Pero hoy en día el heladero artesano español es muy superior en nivel a la mayoría de los italianos. Pero como he comentado anteriormente aún no tenemos el sentimiento de valorar lo nuestro antes que lo de fuera. En Francia y en Italia no pasa así, ellos siempre le dan un valor añadido a sus productos y sus profesionales. Aquí falta un poco de unión en el sector para reforzar la imagen global del sector y no hacer guerra de guerrillas individuales.

Una mujer degusta un barquillo de helado artesano en un establecimiento de Alicante. FOTO: DANI MADRIGAL

p: ¿Qué plan tiene usted y su junta directiva para hacer más visible ante el consumidor general el helado artesano jijonenco? ¿Tal vez crear una imagen de marca conjunta con mucha fuerza para que se les identifique más nítidamente en todos los pueblos de España?

M.M.: Es imprescindible la presencia en la mayoría de eventos del sector que se realicen en nuestro país para que la gente nos conozca y sepa todo lo que hacemos. Y a su vez es necesaria una marca que realmente identifique al artesano de verdad en diferencia de un “vendedor de helados”. Y que esta marca tenga un impacto fuerte en la sociedad. Estamos trabajando al respecto y de momento tenemos buena recepción del tema por parte de la Administración.

El término 'artesano' está tan prostituido que aparece en cualquier parte y manera; el vacío legal actual ampara todo este pillaje



p: Ustedes, de antiguo, porque lo ha dicho muchas veces su antecesor en el cargo, el veterano José Luis Gisbert, han luchado para que la Administración reconozca el término 'artesano' o, al menos, impida que se use de modo indiscriminado, porque no todo el helado lo es. ¿Qué van a hacer?


M.M.: José Luis tenía el tema de la artesanía como una de sus principales líneas de batalla, pero la reglamentación siempre ha venido en nuestra contra. El término "artesano" está tan prostituido que aparece en cualquier parte y de cualquier manera, le ha pasado igual que al término calidad. Hoy en día está hasta en la sopa y la mayoría de los casos no es real, pero el vacío de la legislación ampara todo este pillaje. Hemos tenido varias reuniones últimamente con la administración y se ve que a ellos también le preocupa esta situación y están estudiando la manera de revertirla. Pero yo considero que con la creación de una marca se puede favorecer la distinción del helado artesano del industrial.


p: El subcampeonato del mundo del helado por parte del equipo español, con Mario Masiá y Antonio Sirvent, no es moco de pavo. ¿Quieren rentabilizar estos premios como gremio colectivo?

M.M.: Como he indicado antes, el gremio está en una situación inmejorable de profesionales, que encima, considera que es necesario el reconocimiento colectivo antes que el individual y cada uno en una faceta está haciendo un trabajo exhaustivo para conseguirlo. El equipo que participa en los campeonatos sale mayoritariamente del aula de formación de la Asociación y después está claro que solamente participan pocos, pero reciben ayuda de muchos compañeros en la preparación de eventos. En otros casos, está la faceta de demostraciones y participación en eventos que también ayudan a subir la imagen.

p: ¿La Generalitat Valenciana les escucha y apoya?

M.M.: Ya he dicho que los he visto muy receptivos a todas nuestras sugerencias y que también les preocupa algunos temas que hemos mencionado. He visto buena predisposición en todas las Consellerías y también se ha visto la intención de apoyo dentro de las líneas que tienen marcadas en cada una de ellas. La impresión es de estar con nosotros.

p: ¿Y el Ayuntamiento de Xixona?

M.M.: Vale lo dicho para el resto de la Administración , no tendría sentido lo contrario. Es necesaria una proyección conjunta del sector y del Ayuntamiento de Xixona, en las reuniones que hemos tenido solamente hemos encontrado facilidades por  parte de la alcaldesa Isabel López y hemos llegado a acuerdos puntuales para una promoción conjunta que redunde en el beneficio mutuo. Así quedó patente en la reunión que mantuve este mismo lunes con la alcaldesa.

Me consta el esfuerzo de Gisbert en IFA para que se pueda hacer algún evento, porque recuperar la feria como tal es difícil



p: Ahora que Gisbert está al frente de IFA, ¿se plantean de verdad recuperar la feria Intergelat con visos de continuidad y estabilidad en la institución alicantina?


M.M.: La realización de la feria siempre ha sido el punto fuerte de la asociación y de José Luis en particular, pero en un momento dado los expositores consideraron que no debían seguir apostando por la misma. Sé, personalmente, el esfuerzo que José Luis está realizando desde IFA para que se pueda realizar algún evento, ya que la feria, conforme estaba establecida es muy difícil volver a repetirla, pero se le pueden dar otras prespectivas. Va a depender totalmente de los expositores. Desde la asociación y desde IFA pondríamos todo tipo de faciliades para su celebración.

p: ¿El relevo generacional en las heladerías artesanas de Xixona por toda España se está produciendo con normalidad pese a la dura crisis económica?

M.M.: Más que con normalidad diría que con un éxito rotundo. Las nuevas generaciones están mucho más formadas y preparadas que nuestros padres. Ahora hay mucha información y se nota que hay preocupación por la formación. A la gente no le cuesta desplazarse para asistir a cursos y seminarios que se celebran por toda la geografía española. Y no solamente de la elaboración de helados, sino que también quieren aprender de decoración, chocolates, otros complementos….

p: ¿Qué tiene que decir sobre el curso de experto en helados artesanos de la UA?

M.M.: Que és imprescindible que se haga. Ha sido una de las primeras actuaciones su recuperación para la asociación, y en ese aspecto creíamos todas las partes implicadas, por lo que prácticamente sólo tuvimos que sentarnos a hablar. Enseguida llegamos a un acuerdo y ahora lo que estamos es viendo unas posibles modificaciones futuras del curso que lo hagan mucho más completo para los alumnos al finalizarlos, ya para la edición de este año vamos a incluir el tema de decoraciones y helados de impulso.


p: La campaña no ha podido comenzar mejor para ustedes este año. ¿Qué crecimiento prevén, tanto en zonas turísticas de playa como de interior, grandes o ciudades medianas?


M.M.: Nuestro sector sí que quiere buenos principios de campaña, ya que al tener que comprar la materia prima, elaborar y después vender, cuanto mejor sea el principio de temporada pues mejor irá todo, y este año ha sido inmejorable. La primavera se ha portado muy benigna climatológicamente hablando y ha permitido un comienzo muy bueno. Las prespectivas que tenemos en la asociación es que va a ser una buena temporada y calculamos un aumento de ventas de alrededor del 3%, pero hay que tener en cuenta como he dicho antes la implantación de muchos negocios hace que aumente la competencia y el pastel ya sabemos el tamaño que tiene. En pleno verano, las heladerías están a tope y no se pueden incrementar las ventas, por lo que la competencia lo único que hace es restar beneficios a los que llevamos muchos años. Pero ahí es donde debemos revalorizar nuestra imagen sobre los competidores.

Nuestro sector artesano posee mucho futuro; el ciudadano español tiene castigado el bolsillo, pero no el paladar

p: ¿Tiene futuro el helado artesano como el que elaboran ustedes frente al industrial que se vende en las grandes superficies mucho más barato?

M.M.: Claro que tiene futuro, el español tiene castigado el bolsillo pero no el paladar. El español sabe distinguir perfectamente la calidad de nuestra gastronomía en general, y el helado en particular. Hemos pasado unos años en los que predominaba la situación económica, pero por suerte parece que está cambiando la demanda al alza, y seguro que todo el mundo tiene un 'piquito' para un helado.

p: El sector del helado artesano es un importante motor de empleo. ¿Lo va a seguir siendo?

M.M.: Hay muchas zonas de España que se mueve solamente por el turismo y ahí la hostelería en general hace un papel predominante a partir de estas fechas. Conforme se montan más negocios lleva implícito el crecimiento de la ocupación. El sector del helado artesano va a seguir siendo motor del empleo, claro que sí.

Marco Miquel y la secretaria de Anhcea, Tere Asensi, con la alcaldesa de Xixona, Isabel López, el pasado lunes.

Publicar un comentario

 
Top