Urbanismo quiere mejorar la estética urbana mediante el cerramiento y la limpieza de terrenos privados sin edificar | Las sanciones por incumplir la ordenanza oscilan entre los 750 y los 3.000 euros


Av. Rambla de la Llibertat | FOTO: ZOWY VOETEN

REDACCIÓN | SANT JOAN- La concejalía de Urbanismo llevará al pleno de junio una ordenanza relativa a los solares que especifica cuestiones sobre su vallado y limpieza para evitar la acumulación de brozas, maleza, matorrales y basuras que supone "un grave problema de seguridad y salubridad a los vecinos", según detalla el consistorio en un comunicado.

Tal y como ha explicado el edil Sergio Agueitos (Compromís), hasta ahora solo se hacía referencia al mantenimiento de los solares en uno de los artículos de la ordenanza de Limpieza, pero se trata de un texto "muy genérico", por lo que era necesario articular una ordenanza ex profeso para otorgar "mayor seguridad jurídica" tanto a propietarios como a vecinos y reforzar la obligatoriedad de mantener los solares en condiciones de seguridad, salubridad, ornato público y decoro.


A través de este decreto se establece una serie de criterios según la clasificación del suelo, de su pertenencia a entornos de bienes catalogados o si están destinadas a la construcción. Por ejemplo, los propietarios con parcelas situadas entre edificaciones, tendrán que instalar cerramientos ciegos con una altura mínima de dos metros. Asimismo, quienes no tengan construcciones colindantes, deberán instalar vallas caladas con la parte inferior opaca de un máximo de un metro de alto.

La limpieza de las parcelas es otro de los puntos en los que desde Urbanismo se ha insistido a través este documento. Tanto los particulares como las empresas deberán mantenerlos libres de residuos, impedir el crecimiento excesivo de maleza y evitar la formación de charcos, ya que son un foco de proliferación de mosquitos. Además, se tendrá que realizar desratizaciones y desinfecciones de forma periódica.

Sanciones

El borrador de la ordenanza clasifica las infracciones por incumplir lo que establece en leves, graves o muy graves, y las multas oscilan entre los 750 y los 3.000 euros, además de establecer que la administración local "ordenará la restauración de la legalidad en cuanto al cumplimiento de la presente ordenanza".

Algunas de las infracciones consideradas graves son el mantener maleza y otros elementos que faciliten la propagación del fuego, colocar elementos de obra fuera de los lugares autorizados o la falta de reposición de la acera "a un estado practicable" tras el desplazamiento de la valla a la línea de fachada. 

Publicar un comentario

 
Top