Montón: "Este equipo de alta tecnología en Medicina Nuclear va a evitar la derivación de unas 3.000 pruebas anuales a los centros concertados"


Montón en el Hospital de Sant Joan d'Alacant | FOTO: GENERALITAT

REDACCIÓN | COMARCA- La consellera de Sanitat Universal i Salut Pública, Carmen Montón, ha visitado hoy un nuevo equipamiento de alta tecnología en el Hospital Universitario de Sant Joan d'Alacant, el primer PET-TAC de la provincia de Alicante completamente público. Esto supone la equiparación del centro en lo que respecta a la última tecnología en Medicina Nuclear con otros hospitales de la región, como La Fe de Valencia, y nacionales.

"La adquisición de este equipo ha supuesto una inversión de 2.385.229 euros", ha señalado la titular de Sanitat; "un esfuerzo económico que va a permitir que los pacientes, en su mayoría enfermos oncológicos, que previamente eran derivados a otros centros, puedan ser atendidos en el Servicio de Medicina Nuclear de Sant Joan".

En este sentido, desde 2013 el Hospital de Sant Joan ha derivado a otros centros a una media anual cercana a los 500 pacientes para realizar este tipo de exploraciones. Además, como ha subrayado la consellera, "integrar esta técnica en el sistema público conlleva otras importantes ventajas, al estar todos los hospitales de la red pública sanitaria conectados mediante red informática. Los facultativos podrán ver las imágenes e informes al instante, por lo que podrán reducirse los tiempos de espera para citar en consulta a los pacientes ambulatorios, así como las estancias hospitalarias, en el caso de pacientes ingresados".

Asimismo, esta técnica puede evitar la duplicidad de pruebas al tratarse de una exploración única que aúna las técnicas funcionales (PET) y anatómicas (TAC), con la consiguiente comodidad para el paciente.

Tras una primera fase de adiestramiento del personal, que se está llevando a cabo en estos momentos, "se prevé realizar aproximadamente unas 3.000 exploraciones al año, cuando el equipo esté a pleno rendimiento, una cifra que podrá variar en función de la complejidad de los estudios y los pacientes", ha indicado Montón. Además, esta cifra se elevará cuando el equipo comience a trabajar en turnos de mañana y tarde, como está previsto.

La consellera, que ha estado acompañada por el equipo directivo del Departamento y la gerente, Beatriz Massa, ha resaltado en la visita que "el equipo adquirido es de última generación, con un hardware y software avanzados, que van a permitir la realización de estudios de mayor calidad y en menor tiempo, así como reducir la radiación que va a recibir el paciente en relación con equipos más antiguos".

Por su parte, como ha explicado el jefe del Servicio de Medicina Nuclear, José Verdú, "las principales indicaciones que van a ampliar la cartera de servicios en Medicina Nuclear van a ser el diagnóstico de determinados cánceres, como pueden ser las masas pancreáticas o algunos tumores de origen desconocido; la realización de estudios de extensión en tumores frecuentes (linfomas, pulmón, próstata, colon); la valoración de la respuesta al tratamiento y pronóstico de diferentes tumores y la detección de recaídas durante el seguimiento en los casos citados".

Además, puede suponer una ayuda en la planificación del tratamiento radioterápico y una guía para la toma de biopsias. También va a permitir el estudio de la viabilidad miocárdica, así como el estudio del metabolismo cerebral para la detección temprana de demencias (sobre todo Alzhéimer), sustituyendo a la técnica del SPECT cerebral que se realiza habitualmente, pero con imágenes de mucha mayor calidad, menor irradiación, y con un TAC asociado. Por último, en un futuro no muy lejano es probable que las gammagrafías óseas oncológicas se realicen también mediante PET.

Un espacio de 190 metros cuadrados


El PET-TAC está emplazado en el semisótano centro del Hospital de Sant Joan, en una zona que cumple todas las garantías de protección de las radiaciones, tanto para el personal sanitario como para los pacientes.

Se distribuye a lo largo de 190 m2, que tienen el beneficio de contar con luz natural, y consta de una sala de espera, un área de administración, una gammateca, habitaciones para pacientes inyectados, una sala de informes, una consulta, una sala de exploración y los aseos específicos para pacientes inyectados.

Por lo que respecta al personal sanitario y auxiliar que estarán a cargo de este nuevo servicio, cada turno constará de un facultativo especialista en Medicina Nuclear, un facultativo especialista en Radiodiagnóstico, un enfermero especializado, un técnico en Medicina Nuclear y un auxiliar administrativo.

Imágenes anatómico-funcionales


Esta técnica de Medicina Nuclear ofrece la posibilidad de marcar con emisores de positrones moléculas como la glucosa y ver mediante su distribución en el organismo qué órganos o lesiones consumen más glucosa, etc. Es por ello que con esta exploración la Medicina Nuclear profundiza en el campo de la Imagen Funcional, complementando a los estudios radiológicos convencionales, que son más anatómicos.

Las técnicas funcionales suelen anticiparse a las anatómicas en la detección de enfermedades, por lo que gozan de una gran sensibilidad en su diagnóstico. El PET-TAC, además, aúna las ventajas de las técnicas funcionales (PET) y anatómicas (TAC), ya que al ser una técnica mixta es capaz de fusionar las imágenes obtenidas por ambas, proporcionando imágenes anatómico-funcionales de gran precisión.

Publicar un comentario

 
Top