El cortometraje Obras, rodado por los participantes de la 'Escuelita de Cine de Mayores', se presentará en las próximas Fiestas de Moros y Cristianos


FOTO: ZOWY VOETEN

LAURA BAGUR | MUTXAMEL- Carlos Henar es Integrador Social y técnico en Imagen y Sonido y desde hace un tiempo tenía en mente unir sus dos pasiones, el cine y la intervención social, para trabajar con personas mayores. Pero no quería profundizar en ideas tópicas y lastimeras sobre una tercera edad apagada e inactiva, sino todo lo contrario, y escribió un guión de un cortometraje "muy cañero" que presenta a unos abuelos "macarras y reivindicativos". De hecho, la banda sonora tendrá ska y música de western; Jaume Mira es el compositor. 

Presentó su idea a la empresa de proyectos socio-educativos Filias, que a su vez lo planteó al Ayuntamiento de Mutxamel, y la concejalía de Mayores, con Ana Rebelles a la cabeza, apostó por él. Así que organizaron un taller de iniciación al cine con 16 participantes que empezó a finales de febrero de este año. Los primeros meses, trabajaron los aspectos teóricos del proceso de creación, realización y postproducción de una película y ahora están rodando el cortometraje, titulado Obras, que se presentará en las próximas Fiestas de Moros y Cristianos. El Ayuntamiento, además, le está facilitando localizaciones para el rodaje, y aunque el presupuesto no permitirá un metraje en calidad cine, "va a salir algo muy chulo", sostiene.


Sin duda, a nivel social el objetivo está cumplido y Henar está muy satisfecho. Los mayores disfrutan, "me están pidiendo que ahora hagamos un largometraje", y están muy implicados, "una de ellas fue a la escuela de maquillaje para que le enseñaran y han hecho una colecta para comprar maquillaje para el rodaje". Según cuenta, a veces se ponen a improvisar y él no corta la grabación porque les ve pasándoselo en grande. De hecho, esta idea es la que más repiten cuando se les pregunta al respecto. También valoran de forma muy positiva las relaciones que han establecido entre ellos, la piña que han hecho, mientras aprenden los entresijos de un rodaje. Uno de ellos hasta reconoce que no le gusta el cine, "pero aquí lo estoy pasando muy bien", sostiene. 

Henar tiene ganas de seguir trabajando el aspecto social y educativo a través del cine. Ahora rumia sobre la posibilidad de un proyecto que integre tercera edad e infancia, dos colectivos fantásticos para los proyectos artísticos "porque tienen la imaginación a flor de piel". 

Publicar un comentario

 
Top