Los cinco arrestados habían sido detenidos en 177 ocasiones por agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil


REDACCIÓN | ALICANTE- La Policía Nacional y la Guardia Civil detuvieron el 4 de mayo a cinco personas integrantes de un entramado criminal que se dedicaba a atracar establecimientos con arma de fuego. De momento, los agentes les atribuyen la comisión de dos robos con violencia e intimidación a finales de octubre de 2016 en la ciudad de Alicante y en el municipio de Sax.

Los cinco arrestados, cuatro hombres y una mujer, españoles y con edades comprendidas entre los 44 y 60 años, tenían una importante carrera delictiva. Habían sido detenidos en 177 ocasiones por agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil.

Los dos robos se ejecutaron de la misma manera. Dos de los integrantes de la banda eran los autores materiales de los atracos, irrumpían en los establecimientos hosteleros empuñando un revólver y un cuchillo de grandes dimensiones sin importarles que hubiera clientes en su interior, a los que también convertían en víctimas de sus robos. Les amenazaban con hacer uso de las armas si no les hacían entrega de las carteras y los teléfonos móviles. Además, ocultaban sus caras con un pasamontañas para evitar ser identificados por sus víctimas.

Una vez se apoderaban de los objetos de valor tanto de los clientes como de los propietarios de los establecimientos, obligaban al hostelero a abrir la caja registradora pistola en mano, exigiendo la recaudación del día.

Tras hacerse con el botín, agolpaban a la gente en el almacén del establecimiento y contra el suelo, para posteriormente escapar de la zona asegurándose que nadie facilitara la dirección de huida a la policía. Un conductor les esperaba en la puerta y otra detenida vigilaba la zona para dar la voz de alarma ante la posible presencia policial.

A pesar de la gran especialidad de la banda, los agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Alicante y del Puesto de la Guardia Civil de Novelda realizaron una investigación de manera conjunta que culminó con la desarticulación de la banda y la detención de todos sus integrantes.

Fue el pasado día 4 de mayo cuando se llevaron a cabo dos registros domiciliarios en donde se intervino el atuendo que vestían cuando asaltaron los bares, así como los pasamontañas con los que ocultaban el rostro.

Aprovecharon un permiso penitenciario para atracar


Dos de los detenidos, que además eran pareja, estaban disfrutando de un permiso penitenciario que aprovecharon para organizar el plan y perpetrar los robos. Para uno de ellos hubo incluso que solicitar autorización al juzgado para que consintiera una excarcelación a fin de ser oído en declaración por los hechos delictivos que se le imputaban, pues se encontraban en la prisión de Alicante cumpliendo condena.

Al quinto arrestado en la operación se le acusa de ser partícipe en un delito de receptación, pues a pesar de que no tenían una participación directa en los robos, adquiría los objetos sustraídos directamente a los asaltantes y se encargaba de darles salida a través de terceras personas.

Publicar un comentario

 
Top