¿Asumimos las asociaciones de protección animal muchas más obligaciones de las que debiéramos siendo las instituciones las que tendrían que tomar cartas en el asunto? En mi opinión, así es 


Un gato de pocos meses que deambula por las calles de Sant Joan d'Alacant | FOTO: ZOWY VOETEN

MAR PUIG | CINCO HOCICOS | OPINIÓN- 
Una piensa que con que cambien ordenanzas y leyes las cosas avanzan, pero nada más lejos de la realidad. Conforme pasan los meses veo como las cosas empeoran por momentos. Por mucho que a nivel mediático las noticias que recibimos son de claro interés en mejorar la situación de los animales en los municipios, si indagas un poco en la verdadera gestión, nada es lo que parece y siempre se legisla de la misma manera, priorizando los intereses de las personas a los de los animales, aunque el tema a tratar no suponga ningún trastorno para los vecinos del municipio.

No conformes con esto, cuando la cosa se pone tensa y la concejalía correspondiente se ve forzada a tomar una decisión que requiere gestionar las vidas de los animales sin responsable, delega en las asociaciones, cargando sobre estas unos gastos tanto económicos como humanos que no se pueden asumir, pero lo hacen por el temor a la "solución" que dicha concejalía pueda tomar si no intervienen. 

No se trata de generalizar, pero hechos vividos en los últimos meses en mi municipio me dicen que no es tan descabellado que se absorba como manera de funcionar. 

Resulta que llevamos años invirtiendo tiempo y dinero en hacer entender que los animales, bien gestionados, no entrañan ningún peligro para las y los vecinos. Que los animales tienen el mismo derecho que nosotras y nosotros en ocupar un espacio en las zonas urbanas. Que no son ellos los que invaden nuestros espacios, ni nosotras/os los suyos, si no que hay espacio para todos. Pero que desde luego, si hay que acusar a alguien de invadir, no sería lo más acertado hacerlo a los animales no humanos.

Y con tanto tiempo y dinero invertido ves el cielo abierto cuando los colores de los ayuntamientos cambian, ves esperanza en el cambio de gobierno, en el gobierno del cambio. Y piensas: "Lo que siempre le he dicho a una pared, ahora lo escuchará una persona". 

Y así es, lo escuchan, vaya si lo escuchan, pero parece que sólo entienden que las asociaciones saben cómo cambiarlo, pero de alguna manera no retienen el resto de la información: "carecen de medios".

Es entonces cuando llega el momento de echarse las manos a la cabeza, porque si nosotras no nos cansamos de denunciar Y ARGUMENTAR que no tenemos derecho a desterrar a las colonias felinas de su ubicación o que si una gata ha parido en las inmediaciones de un centro de salud no debemos quitarle a las crías como si de un puñado de muñecos se tratara, porque no repercutirá en las usuarias y usuarios del centro. Y todavía oímos el eco de nuestras palabras sin obtener resultado alguno, haciendo caso omiso, si un padre denuncia que un gato ha ensuciado un coche en el cual su hijo hace las prácticas de chapa y pintura y es completamente inevitable tener que sacar del recinto a todo aquel ser que ande a cuatro patas y maúlle. 

Y como escusa para ignorar por completo informes, proyectos y estudios sobre el tema, sin contar el tiempo y dinero del que ya hemos hablado más arriba, siempre sirve el "no podemos hacer nada porque un padre se ha quejado". Y como solución para salir del aprieto de tener por un lado al padre quejica y por el otro a las asociaciones de protección animal exigiendo que se vele por los animales, siempre sirve el "que lo haga la asociación"

Ahora toca decir NO a las instituciones que no quieran cambiar las cosas, que lo que pretendan sea eludir sus obligaciones para con los animales de su municipio

Por supuesto la asociación, entendiendo que las alternativas no van a asegurar el bienestar de los animales, acepta. Acepta voluntariamente una vez, el resto de veces prácticamente se le impone. Y cuando las asociaciones aceptamos siempre se nos olvida leer la letra pequeña. La letra pequeña en este caso te dice:

1. Que no esperes obtener colaboración de ninguna de las dos partes, una porque se desentiende y la otra, el centro "educativo" del alumno que tiene un padre quejica, porque sólo nos facilitará el acceso en horario laboral, laboral suyo claro. Ni un minuto más ni un minuto menos. Porque el que las voluntarias de la asociación estudien, trabajen, estén de exámenes o tengan que sellar el paro no cuenta, sólo cuenta su horario laboral. 

2. Que a pesar de que la asociación costeé todo de su bolsillo, esterilizaciones, transporte, tiempo de la voluntaria, alimento de las gatas en recuperación, material de captura, etc. No se le permite realizar charlas informativas a las alumnas/os del centro y a las vecinas/os de la zona con las que se pretende educar y concienciar. Por eso de que en poco tiempo no vuelva a pasar lo mismo y tengan que volver a actuar las mismas.

3. Que desde el minuto uno que intervenimos en los animales que viven en el centro nos "condenamos" a ser reclamados a cualquier hora de cualquier día para atender las necesidades de las personas que gestionan el centro con respecto a los animales que allí viven o intentan vivir.

Y podría seguir pero si no me leí yo la letra pequeña no os la voy hacer leer a vosotras. 

Esto no sólo ocurre con los gatos, ni sólo a la asociación a la que represento, pero las consecuencias de este caso que os cuento entristecen el alma.

Después de más de un mes desplazándose la compañera, andando jaula trampa en mano para capturar a las gatas del centro, después de sólo poder intervenir en un número ridículo por las trabas del responsable del centro, una de las gatas acaba pariendo en un aula de un módulo exterior cinco preciosos gatitos. Cinco gatos que molestaban para impartir una clase y que fueron secuestrados de la madre con apenas un mes y encerrados en un despacho. Cinco gatitos encerrados de los cuales se nos dijo les esperaba o ser repartidos entre los alumnos cuando aún no comían solos o quedarse cautivos en el despacho de un centro de viernes a lunes sin atención alguna.

Llegamos a tiempo a recoger a cuatro, que son los que se nos dijo que había. Débiles y con ojos enfermos. Uno falleció la primera noche. No conformes con esto, el siguiente lunes a las diez de la noche, cuatro días después, nos sorprende una visita del responsable del centro caja en mano. La quinta hermana con un suspiro de vida. Cuatro días sola, sin agua, sin comida, sin ningún tipo de atención porque el centro "educativo" cerraba por fin de semana. Ayer falleció. 

Hemos aprendido a decir NO a los particulares por la inviabilidad de atenderlos a todos y la necesidad de que las personas adquieran responsabilidad sobre los animales de los que deciden en algún momento hacerse cargo. Ahora toca decir NO a las instituciones que no quieran cambiar las cosas, que lo que pretendan sea eludir sus obligaciones para con los animales de su municipio.

No cooperemos con los parches, contribuyamos a erradicar el problema de raíz.

Publicar un comentario

 
Top