En lo que va de 2017 ya se ha consumido cerca del 60% del presupuesto de la concejalía que coordina Julia Angulo


"Los procesos de exclusión social se están agravando en barrios de la Zona Norte y empiezan a ser preocupantes en barrios tradicionalmente de clase trabajadora como Ciudad de Asís o el Plá Carolinas"


Partida de petanca en el Parque Lo Morant | FOTO: DANI MADRIGAL

L.B. | ALICANTE- "Ha cambiado tanto la situación de precariedad, no va a mejor sino a peor, que este año se ha gastado 1,2 millones", es decir, el 57% del presupuesto de Acción Social, según manifestó la concejala Julia Angulo en una rueda de prensa celebrada ayer para dar a conocer el Informe Social de 2016. "Eso significa que ha habido un desembarco de usuarios que acuden a centros sociales", sostuvo Angulo. Tal y como señaló la edil, el trabajo de la concejalía se complica porque la tasa de paro es del 22% "donde el 50% llevan más de dos años en el paro y un 60% no percibe ninguna prestación por desempleo". 

Más allá del "desembarco" en 2017, el año pasado la concejalía ya atendió a 20.014 personas, aunque la cifra asciende hasta los 34.464 si se tienen en cuenta a todos los miembros de las unidades familiares. Más del 10% de la población alicantina, a pesar de que el informe señala una ligera disminución respecto a las personas atendidas y beneficiarias de ayudas en 2015 y alerta de un descenso de población en la ciudad. 

Envejecimiento de la población


Desde 2012, Alicante continúa con la tendencia de estancamiento y envejecimiento de su ciudadanía, agudizada porque hay muchos menos residentes de origen extranjero, que frenaban el estancamiento poblacional. Este envejecimiento de la población aumenta los niveles de dependencia de los recursos sociales, ya que la población de más de de 65 años es cada vez mayor. En 2016, este colectivo supuso el 30% de los atendidos por Acción Social, siendo mayoritarios los casos de mujeres mayores que viven solas.

Por barrios, Raval Roig, Virgen del Socorro y Centro Tradicional tienen una Tasa de Dependencia de Mayores muy alta, mientras que la tasa de Jóvenes es muy baja, situación totalmente opuesta a barrios como la Playa de San Juan, Garbinet o el Cabo de la Huerta. Por eso, el informe señala que "a corto plazo" será necesario intensificar los recursos para mayores en los barrios donde se concentra este sector poblacional, así como aplicar "medidas que incentiven a los jóvenes a establecer su vivienda en estos barrios".

Población en riesgo de exclusión social


Los sectores de población más vulnerables son las familias, con un 40% de familias monoparentales atendidas por los Servicios Sociales, las personas mayores (un 20% de las mayores de 80 años viven solas), seguidos de "otros grupos" y del sector de la diversidad funcional.

No obstante, al igual que sucede con las edades de las personas usuarias de los recursos de Acción Social, el mapa de población vulnerable se diferencia en función de los barrios. Así, tal y como explicó Javier Miralles, jefe de Servicios de la Concejalía, "los procesos de exclusión social se están agravando en barrios de la Zona Norte y empiezan a ser preocupantes en barrios tradicionalmente de clase trabajadora como Ciudad de Asís o el Plá Carolinas". 

Feminización de la pobreza


Además del aumento de población mayor de 65 años atendida por Acción Social, que en su mayor parte está compuesta por mujeres, también es reseñable el número de mujeres atendidas con edades que van desde los 25 a los 44 años. Según relata el informe, "muchas de estas mujeres padecen el doble efecto de la crisis; por un lado, como miembros potencialmente productivos de la sociedad que no consiguen acceder al mercado laboral; y por otro lado, desempeñando el rol, tradicionalmente femenino, de cuidadoras de otros familiares dependientes, especialmente los hijos e hijas menores de 18 años, cada vez con mayores dificultades".

Prácticamente en todos los centros sociales la tasa de cobertura de los hogares encabezados
por mujeres duplica la de hogares encabezados por hombres. Y si nos referimos únicamente a hogares monoparentales la tasa de mujeres cabeza de familia llega al 87%.

Por otro lado, Julia Angulo, ha recordado que por primera vez las ayudas económicas dirigidas especialmente a familias sin ingresos (para alimentación, cheque energético social, etc.) superan ligeramente a los recursos de información, un reflejo de las medidas previstas en el Plan de Choque de Inclusión Social. 

Así, algunas de las medidas que se se llevarán a cabo desde la concejalía de Acción Social con base en el Informe Social 2016 son el Proyecto de Mediación Gitana en Carolinas o el Proyecto de Sondeo entre la población anciana para detectar situaciones de vulnerabilidad. Además, desde Acción Social se está participando activamente en el Plan de Inclusión Social, el Plan de Ciudad y el Proyecto Edusi que dependen de la Concejalía de Coordinación de Proyectos que dirige el edil Natxo Bellido. 

Publicar un comentario

 
Top