La lluvia ha sido una de las protagonistas de la mañana, lo que ha obligado a celebrar la tradicional misa dentro del Monasterio y no en la plaza donde es habitual



TONI GÁREZ | ALICANTE - No es habitual, pero este año 2017 será recordado por una Santa Faz pasada por agua. Lo cierto es que los pronósticos auguraban lluvia durante todo el día y, aunque a primera hora el tiempo se dio una tregua, poco después el agua comenzó a caer sobre los miles de alicantinos que durante esta mañana han recorrido los 8 kilómetros que separan la Catedral de San Nicolás de Bari con el Monasterio de la Santa Faz. 

A pesar de ello, más de 200.000 personas han participado (datos hasta las 12h) en esta romería con 536 años de historia y que comenzó como una súplica de la sociedad para, precisamente, que hubiera más precipitaciones. 'La Peregrina', como se le conoce, ha arrancado con 15 minutos de retraso, pero ha llegado a su destino sobre las 9.45 horas. 

La romería tiene su origen en el 17 de marzo de 1489 y se visita el monasterio de la Santa Faz, adscrito a la Orden de las Hermanas Clarisas, porque, según la tradición, allí se guarda uno de los pliegues del sudario que utilizó la Verónica para secar el rostro de Cristo en su camino al monte Calvario.


Junto a la sociedad civil han partido, algunos desde la misma catedral y otros desde la cercana plaza del ayuntamiento, diversas autoridades como el president de la Generalitat, Ximo Puig, el conseller de Transparencia, Manuel Alcaraz, el alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, o la presidenta del PP en la Comunitat, Isabel Bonig, entre otro cargos autonómicos y locales.

Puig ha destacado el valor de fiestas como la de hoy, que se convierten en "espacio de convivencia" de todos los alicantinos y ha expresado su voluntad de que contribuyan al "renacimiento" de la Comunitat. "Hoy es un día de alegría, de convivencia y de hermandad", ha manifestado, a la vez que ha considerado que esta tradición es una de las mejores representaciones de las raíces y la identidad del pueblo alicantino.

Además, se ha referido al hecho histórico de que las romerías se celebraban con el objetivo de invocar a la lluvia, por lo que las precipitaciones registradas durante esta jornada deben ser siempre "bienvenidas".

Por su parte, el alcalde de Alicante ha manifestado que la Santa Faz es una celebración que hace a los alicantinos sentirse "orgullosos" de lo que son, pues es una tradición que "hace años que trascendió lo meramente religioso" para pasar a formar parte del "acervo" de todos sus vecinos.

En esta línea se ha expresado también el presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, quien ha considerado que este día es posiblemente una de las celebraciones que "más unen a la provincia y a la ciudad de Alicante". También ha recordado que la institución provincial ha aprobado recientemente unas ayudas de 80.000 euros para reformar la infraestructura del monasterio, tras una reclamación de las monjas clarisas.

Los alicantinos seguirán llegando a la Santa Faz durante todo el día, ataviados con cañas y vestidos con el típico blusón negro de labrador y el pañuelo azul y blanco. Para garantizar su seguridad, el Ayuntamiento ha puesto en marcha durante todo el día un dispositivo en el que participan un total de 418 efectivos de la policía local de Alicante y Sant Joan, Guardia Civil, Policía Nacional, Protección Civil y bomberos.

Hasta mediodía solo se habían registrado 24 atenciones, todas ellas de carácter leve relacionadas con mareos o cortes, mientras que la lluvia ha hecho que se hayan visto reducidas las habituales atenciones por lipotimias, según ha informado el edil de Seguridad, Fernando Marcos.


Publicar un comentario

  1. He visto menos puestos que otros años. La plaza del Hostal estaba vacía. Recuerdo otros años con muchos más puestos de dátiles, recuerdos, gayatos, dulces...y tómbolas.

    ResponderEliminar

 
Top