Asoka, Felinos Lo Morant, Cinco Hocicos y Dignidad Animal denuncian que están siendo "víctimas de una persecución bestial" y que no se investigan sus denuncias contra la Protectora de Bacarot


"Se nos está acusando de querer quedarnos con el negocio ¿qué negocio? Aquí quien más y quien menos se deja un dineral en intentar ayudar a los animales todos los meses y ese es nuestro único objetivo. Otros a lo mejor, como sí que tienen un negocio, lo ven de otra manera" 


Un gato callejero de pocos meses de vida | FOTO: ZOWY VOETEN

L. BAGUR | ALICANTE- "Utilizan la estrategia del silencio administrativo para que no podamos hacer nada". Los representantes de Dignidad Animal, Cinco Hocicos, Asoka El Grande y Felinos Lo Morant celebraron ayer una rueda de prensa en la que compartieron las copias de las denuncias "con sus correspondientes informes veterinarios" que han presentado tanto al Ayuntamiento de Alicante como al SEPRONA sobre "la mala gestión del director y del veterinario de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Alicante, Raúl Mérida y Pablo Santana".

Los animalistas lamentaron que solo recibieron una respuesta "de ocho líneas" del Ayuntamiento siete meses después. Y porque preguntaron. En la respuesta, el departamento de Protección Animal señala que "tras la comprobación de los hechos denunciados no se ha constatado infracción alguna". No obstante, según declararon en la rueda de prensa, "no se nos ha notificado la incoación de expediente alguno, no se nos ha notificado el archivo del expediente ni qué actuaciones se han realizado en aras de investigar lo denunciado. No se nos ha notificado nada de nada, de tal manera que su proceder nos impide ejercer nuestro derecho a recurrir esa decisión que nos parece una barbaridad". Para poder interponer un recurso contencioso administrativo han solicitado los expedientes de las denuncias, "y de momento la contestación es la misma, silencio", detalló Satur Martínez, de Dignidad Animal.

"¿Cómo es posible que la inspección del departamento de Sanidad del Ayuntamiento no vea lo que la gente que va allí sí ve? ¿Cómo es posible que después de meses no recibamos respuesta a nuestras denuncias y sin embargo quince días después de recibir una contra Asoka se le haga un tercer grado con un presunto filtrado a la prensa del acta de la inspección?", se preguntó Martínez en la comparecencia.

Si se cumplen todos los protocolos de sanidad, alimentación e higiene necesarios para dar una calidad de vida adecuada a los animales, una Protectora no genera beneficios, más bien todo lo contrario

Por otra parte, el representante de Felinos Lo Morant, Antonio Ripoll, lamentó que "se nos está acusando de querer quedarnos con el negocio ¿qué negocio? Aquí quien más y quien menos se deja un dineral en intentar ayudar a los animales todos los meses y ese es nuestro único objetivo. Otros a lo mejor, como sí que tienen un negocio, lo ven de otra manera." En este sentido Mar Puig (Cinco Hocicos), recordó que ese tipo de concesiones se realizan por concurso público, "no a dedo" y recalcó que si se cumplen todos los protocolos de sanidad, alimentación e higiene necesarios para dar una calidad de vida adecuada a los animales, una Protectora no genera beneficios, "más bien todo lo contrario", por lo que en ningún caso puede ser un negocio si las cosas se hacen bien. Además, "somos asociaciones pequeñas sin capacidad para gestionar un albergue, Asoka es la única que estaría preparada y con el de Orihuela tiene suficiente", sostuvo Puig.

Más inspecciones en los últimos cuatro meses que en los últimos cuatro años


Sobre la inspección a Asoka tanto del SEPRONA como del Veterinario Municipal de Alicante, los animalistas reconocieron que carece de núcleo zoológico pero arremetieron contra la "supuesta filtración a la prensa del acta de inspección de modo interesado, presuntamente, para acusar a dicha asociación incluso de que podría propagar la legionela, cuando dicha acta y todas sus irregularidades responden tan solo a que al ser solicitada la documentación in situ, esta no se pudo aportar por estar debidamente archivada en su gestoría".

Cinco Hocicos fue denunciada por carecer de núcleo zoológico, pero esta asociación ni siquiera tiene albergue

Los activistas se mostraron partidarios de las inspecciones regulares y lamentaron que ante sus denuncias contra Bacarot no las haya. Según detalló Ripoll, "gente que suponemos es simpatizante de [Raúl Mérida] se ha dedicado a recorrerse los ayuntamientos denunciando a las asociaciones". Su asociación recibió una denuncia por carecer de núcleo zoológico, algo que de hecho ya habían solicitado a Conselleria y están esperando la resolución.

La asociación Cinco Hocicos también fue denunciada por carecer de núcleo zoológico y por las condiciones en las que se encontraban los animales, sin embargo, esta asociación de dedica a labores de educación y concienciación, y no cuentan con albergue de animales. Hasta una asociación con un caballo, un cerdo y un cordero ha sido denunciada por carecer de núcleo zoológico. Por eso, en opinión de Satur Martínez, la persecución que sufren "raya el ridículo".

Además, los animalistas lamentaron los insultos y amenazas que constantemente vierten contra ellos algunas personas en las redes sociales.

Próximos pasos a seguir


Ayer mismo, las cuatro asociaciones que comparecieron en la rueda de prensa, junto con P.E.P.A., Ronroneos azules y S.P.A. Santa Pola y Gran Alacant volvieron a presentar una denuncia solicitando que se investiguen las "irregularidades" que todavía no se han subsanado en el albergue de Bacarot.

Según explicó Mar Puig, están en trámite de concertar una reunión con el presidente de la Mancomunidad de l'Alacantí, Jaime Albero, ya que la Protectora de Animales y Plantas de Bacarot da servicio a los municipios de la comarca, además de a Elche, Santa Pola y la Vila Joiosa. Y también quieren reunirse con los grupos políticos de todos los ayuntamientos para hacerles entrega del informe que ya repartieron a los ediles alicantinos. 

Las presuntas infracciones de Bacarot


Las voluntarias de Dignidad Animal estuvieron cerca de un año colaborando con la Protectora de Bacarot y realizaron un informe "demoledor", según detalló Martínez. Los representantes de las asociaciones entregaron el informe a los grupos políticos del Ayuntamiento de Alicante que quisieron reunirse con ellos -todos excepto Ciudadanos-. En dicho informe se asegura que el veterinario no acudía a las instalaciones y que no había protocolo de medicación ni control de las entradas y las salidas de los animales; que no existía zona de cuarentena, que los animales enfermos se mezclaban con los sanos, así como los machos y las hembras "todos ellos sin esterilizar", extremo que ocasionaba peleas entre los machos cuando las hembras estaban en celo. De hecho, había gatas preñadas "que parían y nunca encontraban a los cachorros" y "camadas y camadas de cachorros de perro que cada semana morían de parvo virus".

Además, el informe sostiene que los perros estaban "repletos" de pulgas y garrapatas, que las jaulas se limpiaban a manguerazos "con los perros dentro", que llegaban perros perdidos pero no se les leía el chip, sino que se metían en jaulas con otros animales que podían estar enfermos "con el riesgo de contagio que conlleva", tampoco se daba atención veterinaria a los animales que llegaban atropellados, sino que se dejaban en una jaula. No obstante, el mismo informe reconoce que a raíz de trasladar sus preocupaciones a la concejala de Protección Animal, Marisol Moreno, ha habido soluciones y mejoras a algunos de los problemas descritos.

De hecho, según detalló Marisol Moreno en declaraciones concedidas a este diario, cuando empezó su gestión al frente del área se encontró con que en la protectora se sacrificaban animales, y ahora está establecido el sacrificio 0. Tampoco se esterilizaban a los animales, otra medida que ahora sí se aplica. También se ha exigido mejorar los informes que cada trimestre la Protectora envía a la concejalía de Sanidad, que estaban "muy incompletos", por lo que era imposible realizar un seguimiento de los animales que entraban y salían del centro, así como comprobar que los adoptantes de razas catalogadas como potencialmente peligrosas cumplían con los requerimientos legales, estar en posesión de carné que acredite la tenencia de ese tipo de perros y de seguro de responsabilidad civil, algo que hasta ese momento no se exigía en Bacarot.

Cuando un animal llegaba atropellado un fin de semana el veterinario no lo veía hasta el martes

Por su parte, la asociación Felinos Lo Morant presentó sendas denuncias en diciembre de 2016 a Ayuntamiento y a SEPRONA alegando que "desde distintas clínicas veterinarias se nos ha alertado de la posible expansión de enfermedades tales como el parvo virus o la panleucopenia debido a la falta de cuarentenas y profilaxis". Además, ex voluntarios en la protectora señalaron que "presuntamente",  no se testa a los gatos para ver si son portadores de inmunodeficiencia o leucemia ni se cumple con su la vacunación. De momento, tampoco han recibido respuesta alguna a estas denuncias.

La asociación Cinco Hocicos presentó tres denuncias por presuntos cobros indebidos en el albergue de Bacarot y recibieron contestación a una de ellas, "que según fecha de adopción está prescrito, y por tanto, no ha lugar la investigación".

En sus denuncias, Asoka señala que "desde hace más de 6 años la asociación está sacando animales de forma sistemática de la Protectora de Animales y Plantas (...) en condiciones de salud lamentables (...) debido a la demanda de personas que veían a esos animales in situ en ese estado". Según esas personas, al ir en fin de semana a recoger animales con afecciones graves, como roturas de huesos, el personal de la protectora les decía que el veterinario no les atendería hasta el martes siguiente.

Para apoyar sus denuncias, Asoka adjunta algunos de los informes de sus veterinarios con las valoraciones de los animales que acababan de salir de Bacarot. Hay un diagnóstico de prolapso en un ojo, otro de estado mental alterado acompañado de diarreas, vómitos, parvovirus, deshidratación y anorexia (este animal en concreto falleció a los pocos días) y otro de "sock, avanzado estado de desnutrición y dolor abdominal agudo" que las pruebas veterinarias concluyen que se debe a la ascitis, la hipercongenicidad alrededor del páncreas y otras dolencias.

También se adjuntan informes de otro perro, que había sido atropellado. Una vecina de San Vicente del Raspeig llamó al servicio de recogida de la Sociedad Portectora de Animales y Plantas de Alicante para que atendieran al animal y de hecho, en la hoja de registro de Bacarot se señala que "el perrito llegó con síntomas de haber sido atropellado, sin movilidad en las patas traseras y con un gran hematoma en la tripa".

No obstante, seis días después, la misma señora se personó en Bacarot para interesarse por el estado del perro "y encontró que en los seis días transcurridos no se le había aplicado tratamiento alguno", por lo que adoptó al animal para llevarlo al veterinario recomendado por Asoka, que certificó que el perro seguía estando "politraumatizado, en estado de shock, mucosas muy pálidas, alto grado de deshidratación y pulso débil. Presenta una hernia y un gran hematoma en la zona abdominal (...) luxación sacroilíaca derecha" y múltiples fracturas en sacro, pubis, patas traseras y cola. 

Noticias relacionadas

- Adiós a El Arca de Noé (13/12/2016)

Publicar un comentario

 
Top