El pleno ha rechazado todas las enmiendas presentadas por PP y C's, pero ha aceptado las tres de Nerea Belmonte

Las cuentas salen ahora a exposición pública antes de regresar al pleno para su aprobación definitiva


Los concejales no adscritos Nerea Belmonte y Fernando Sepulcre. Foto: DANI MADRIGAL

TONI GÁREZ | ALICANTE - Se acabó el culebrón, Alicante tendrá presupuesto para 2017. El equipo de gobierno ha conseguido aprobar provisionalmente sus cuentas gracias a la abstención de los dos concejales no adscritos, Fernando Sepulcre y Nerea Belmonte. El tripartito necesitaba, al menos, el apoyo, en forma de abstención, de uno de ellos, ya que PP y C’s ya habían anunciado su intención de votar en contra.

Así pues, finalmente las cuentas han salido adelante con los 14 votos a favor del tripartito (PSOE, Guanyar Alacant y Compromís) y la abstención de los expulsados de C's (Sepulcre) y Guanyar (Belmonte).

El PP y C’s han traído al pleno extraordinario celebrado esta mañana aquellas enmiendas al presupuesto que fueron rechazadas en la Comisión de Hacienda del pasado viernes, pero su destino ha sido el mismo. Ninguna de ellas (alrededor de 50 por parte del PP, incluida una a la totalidad, y unas diez de C’s) ha sido aprobada.

En cambio, el equipo de gobierno sí ha aceptado las tres presentadas por Belmonte, quien había traído cinco, aunque en el último momento retiró dos. La propia Belmonte había condicionado previamente su abstención a que se le aprobasen dichas alegaciones, si bien, durante su primera intervención, ha criticado la “incoherencia” de las cuentas “para un gobierno de izquierdas” y la falta de diálogo del tripartito. En contraposición, el no adscrito Sepulcre ha sido el primero en anunciar firmemente que se iba a abstener para evitar perjudicar a la ciudad y para dar "un voto de confianza" al ejecutivo local.

Por su parte, durante la defensa de su propuesta, el alcalde, el socialista Gabriel Echávarri, ha afirmado que éstos eran "los presupuestos más difíciles de la Democracia en este Ayuntamiento” y “los únicos posibles”. En este sentido, ha criticado la gestión de los anteriores gobiernos del PP, que dejaron al consistorio sometido por el Ministerio de Hacienda a un Plan de Ajuste desde 2012, año en el que “Alicante dejó de ser libre”.

Esto ocurrió para “pararle las manos” al gobierno de la ex alcaldesa Sonia Castedo. “Para que dejaran de gastar lo que no tenían” y “de arruinar a los alicantinos con sus políticas de fiestas, yates y marisquito”, según ha opinado el propio Echávarri.

El alcalde ha resaltado el incremento de un 145 por ciento en la partida de Participación Ciudadana y Partidas Rurales, con respecto al último presupuesto aprobado en 2015 por un gobierno del PP. Igualmente, las cuentas de 2017 prevén, según Echávarri, una subida del 140 por ciento en Comercio, un 83 por ciento en Educación, un 52 por ciento en Juventud y un 13 por ciento en Seguridad, entre otros.

En cuanto a Acción Social, una partida que ha creado polémica entre los propios socios de gobierno, el alcalde se ha comprometido a incrementar su presupuesto particular con una modificación en cuanto sea posible.

Para ello, ha informado de que va a poner en marcha estudios para suprimir los patronatos de escuelas infantiles y vivienda, y para la salida del Ayuntamiento de la Mancomunidad de l’Alacantí, lo que supondrá un ahorro para las arcas públicas de 500.000 euros que se destinarán a Acción Social y Sanidad.

También ha aprovechado para desvelar que el Ayuntamiento recuperará este año la gestión de los impuestos en fase ejecutiva, que gestiona actualmente SUMA (organismo dependiente de la Diputación de Alicante). Cabe destacar que el equipo de gobierno ya recuperó esta gestión, en fase voluntaria, a finales de 2015. Además, se va a crear una Oficina Antifraude, que dirigirá el concejal de Presidencia, Natxo Bellido (Compromís), y se va a potenciar la oficina de captación de fondos europeos.

Por último, ha anunciado la contratación directa de personal para el área de Urbanismo, la cual hará efectiva a través de la renuncia a la creación de dos puestos de directores generales y eliminando dos dedicaciones exclusivas de ediles de la oposición, una del PP y otra de C’s.

Por su parte, la portavoz de C’s, Yaneth Giraldo, ha aseverado que este presupuesto lleva “el título de indigno” por aprobarse con el apoyo de dos no adscritos y ha pedido al alcalde que deje de ser “cómplice de las políticas extremistas de Guanyar y sectaristas de Compromís”.

Su homónimo en el PP, Luis Barcala, ha mantenido esta línea y ha considerado que éstos son “los presupuestos del chantaje al que Guanyar ha sometido a Echávarri”, a lo que ha agregado que “ahora se apoyan en Belmonte, a la que han repudiado”.

Las cuentas saldrán ahora a exposición pública y, posteriormente, regresarán al pleno municipal para ser ratificadas definitivamente.

Publicar un comentario

 
Top