MANUEL R. SALA | ANÁLISIS - Semanas atrás se conoció el fallo del Tribunal que ha anulado el proceso de adjudicación de las escuelas deportivas de Sant Joan, el cual ganó Blau Sport S.L., la empresa que realiza este servicio desde hace más de quince años. La empresa que quedó en segunda posición, Ebone Servicios Educación Deporte, impugnó el proceso ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, que es un órgano dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda. Estas son las claves de la Resolución y los motivos de impugnación del proceso.

Más de un millón y medio de euros


Es un contrato con un valor aproximado de 1.859.500 €, por lo que es susceptible de recurso especial. La empresa recurrente es Ebone Servicios Educación Deporte, que impugnó el resultado basándose en tres argumentos. Además de aceptar las razones de la empresa recurrente, el Tribunal añade otras "prácticas irregulares" que han detectado tras estudiar los informes y actas del proceso.

Oposición entre funcionarios


En la reunión de la Mesa de Contratación el interventor municipal, Francisco Riquelme, manifestó que votaría en contra de la propuesta de adjudicación “ya que en el informe técnico se han incluido criterios no contemplados en el pliego de prescripciones técnicas”, según consta en el acta de la sesión. La resolución del Tribunal refleja este hecho como uno de los "hitos que cabe destacar" del procedimiento de licitación. El funcionario encargado de la valoración de las propuestas de las empresas fue Miguel Villena, técnico de Deportes.

Se añadieron criterios a la valoración que no estaban en el pliego



Una penalización que tienen en común todas las empresas, salvo Blau Sport, es la falta de información sobre la distribución de monitores por grupos, la cual "es un detalle importantísimo (..) para poder comprobar la viabilidad del proyecto", según recoge el informe técnico de los Servicios Deportivos de Sant Joan que firma Villena. Sin embargo, este aspecto no se especifica en el pliego.

A la izquierda una foto del acta de la Mesa de Contratación y a la izquierda el pliego de condiciones.



A este respecto, el Tribunal considera "un tanto sorprendente" que en el pliego de condiciones aparezcan cuatro subcriterios en el apartado nº2 y que en el momento de valorar se añada un quinto criterio en este mismo apartado, el de "horas y monitores por grupo", además de no indicar las puntuaciones máximas de cada subcriterio, que sí se especificaban en el pliego de condiciones.

La resolución también hace referencia a que la inclusión de este subcriterio "habría beneficiado directamente a la empresa adjudicataria Blau Sport, -que, según afirma lacónicamente el informe técnico, habría explicado 'de manera clara y concisa' los 'ratios'-, a la que se asignó la máxima puntuación en el apartado, en perjuicio de las restantes licitadoras, que no habrían precisado los ratios monitor/alumnos".



Servicio de información


En su valoración de los proyectos de las empresas aspirantes, el técnico municipal de Deportes penalizaba que no se incluyera el servicio de información y atención a los usuarios. Esta es una de las dos penalizaciones que tienen en común todas las empresas, salvo la ganadora. De nuevo, en el pliego de condiciones no se exige ese servicio, ni siquiera se menciona. No obstante, Blau Sport, la empresa ganadora del proceso, sí que contempló este servicio en su propuesta.

El Tribunal considera "que difícilmente puede comprenderse que un elemento que el técnico encargado de la elaboración del informe califica como 'muy importante', o 'esencial', para la ejecución del contrato (...) no aparezca mencionado en las obligaciones de la ejecución del servicio, (...) ni entre los factores objeto de evaluación", por lo que acepta las razones de la empresa recurrente.

Se solicitaban servicios que en la valoración se penalizaron


Las clases de Aquagym figuran en el pliego de condiciones como una de las actividades que es posible realizar durante todo el año y algunas empresas incluyeron esta actividad en su oferta, pero fueron penalizadas en el informe del técnico de Deportes por “error de desconocimiento”, ya que en el Polideportivo de Sant Joan no hay piscina climatizada y no se puede realizar esta actividad en invierno, obviando que en el pliego se incluía esta actividad como una de las que se desarrollan en la temporada de invierno.

El Tribunal considera en este punto que "sería errónea la valoración de las distintas ofertas que no hubiesen incluido dentro de la planificación el desarrollo de la actividad de Aquagym en temporada de invierno, dado que se trata de un aspecto exigido en el pliego".

Valorar las mejoras según el importe económico es una "práctica irregular"


Otro de los aspectos que valora el informe del Técnico de Deportes es el material que aportará cada empresa concursante para el desarrollo de las actividades. La propuesta de Blau Sport destinaba un presupuesto de 5.400 € para “funcionamiento del personal” y 6.000 € para “material fungible” y obtuvo una puntuación de 3'75 puntos de los 10 posibles. Por su parte, la empresa recurrente obtuvo 7'5 puntos y ofrecía 9.250 € y 16.995 € respectivamente, para el desarrollo del servicio de las Escuelas Deportivas de Sant Joan.

La empresa recurrente alegó en su impugnación que el técnico encargado de la elaboración del informe, Miguel Villena, señalaba la puntuación obtenida por cada empresa licitante "sin incluir ninguna explicación acerca del método seguido para la asignación de la puntuación". El tribunal aceptó este argumento de impugnación y ahonda en este aspecto de la valoración.

 
Según señala la Resolución núm. 949/2014 "[...]el "valor económico de los equipos o instrumentos a aplicar para la ejecución del contrato no es una variable fija que pueda conocerse en términos absolutos, no existiendo un baremo que permita establecer, de manera objetiva y exacta, cuál es el "valor económico estimado" a atribuir a cada uno de los elementos materiales ofertados, lo que introduce un nuevo elemento de subjetividad a la hora de valorar las mejoras de los licitadores".

BONUS TRACK: Joaquín Prats estaría orgulloso



La que más se acerca pero sin pasarse, al más puro estilo El Precio Justo. La diferencia entre la oferta del Blau Sport y la media de todas las ofertas es de 557 €. Una casualidad matemática a la que no se hace referencia en la sentencia, ya que no tiene ninguna importancia, es sólo un capricho de las matemáticas digno de mención. En total hay ocho ofertas, que van desde los 434.900 €, la más alta, hasta los 244.827 €, la más baja. Al sumarlas todas y dividirlas entre el número de ofertas, la media resultante de la operación es de 388.557 €. La oferta de Blau Sport fue de 388.000 €.



Publicar un comentario

  1. Vaya chapuza. A ver si se "ponen las pilas" con la elaboración del nuevo pliego y no vuelven a dar lugar a un espectáculo tan lamentable. Entre tanto, hay que seguir trabajando con la prorroga del contrato anterior y soportando sobrecostes, ya que supuestamente la nueva licitación incluía ahorros respecto al contrato vencido.

    ResponderEliminar

 
Top