El investigador Jorge Payá ha interpuesto una denuncia por supuesto plagio, errores e inexactitudes en la web turística de Sant Joan motivado por unas declaraciones en prensa de la concejala socialista Anaí Carreño


Carreño y Albero en una de las mascletás de las Fiestas del Cristo | Foto: TONY GARCÍA

LAURA BAGUR | SANT JOAN- Tras descubrir párrafos de sus trabajos sin citar, así como una serie de errores e inexactitudes en la web turismosantjoan.es, Jorge Payá ha interpuesto una denuncia en el Juzgado y ha remitido una copia de su contenido dirigida al alcalde, Jaime Albero, por registro del Ayuntamiento de Sant Joan. Ahora el Juzgado deberá admitirla o no a trámite.

En su denuncia, el investigador solicita la suspensión inmediata de la página, que se exija la depuración de responsabilidades "a quienes por acción u omisión, en el ejercicio de sus funciones públicas, como técnicos o responsables políticos" han permitido que en la web haya presunto plagio y otros errores, y que se aporte la relación de fuentes con las que se han elaborado los contenidos.

En un primer momento, Payá denunció plagio a través de este medio de comunicación. La empresa contratada para elaborar los contenidos, Caleidoscopi Estudio, que ha cobrado por este trabajo 6.673 euros, le pidió disculpas y retiró el texto.

Pero Payá encontró en la web más textos extraídos de sus obras, así como errores históricos, fotografías que no se correspondían con los textos, erratas y otras inexactitudes. Con toda esa información, elaboró un extenso documento que remitió por correo electrónico a grupos políticos, funcionarios municipales y asociaciones de Sant Joan, entre otros, el fin de semana del 14 y 15 de enero.

Rápidamente, en la web se subsanaron algunos de los fallos dados a conocer por Payá y se añadió un apartado con los nombres de las personas que han colaborado altruistamente en la elaboración de los contenidos.

Sin embargo, la estrategia de Caleidoscopi con respecto al investigador cambió. La empresa pasó de pedir disculpas a cuestionar el plagio alegando que los contenidos no se atribuyen a ningún autor. No obstante, como señala Payá en su denuncia, en el pie de página de turismosantjoan.es aparece la leyenda "Contenidos por Caleidoscopi Estudio".

Así mismo, Caleidoscopi cuestionaba los errores históricos detectados por Payá alegando que "no es una ciencia exacta", aunque paralelamente subsanaba buena parte de estos fallos en la web. Precisamente ayer el alcalde, Jaime Albero, calcó ese argumento respecto a la Historia con las mismas palabras al ser inquirido sobre si consideraba que la presentación de la web fue precipitada dados los errores y erratas que contenía.

De hecho, tanto Albero como la concejala responsable del área, Anaí Carreño, han cuestionado a Payá asegurando que los contenidos supuestamente plagiados a los que se refiere pertenecen al Archivo municipal, no al investigador, a pesar de que algunas de las obras de Payá utilizadas para turismosantjoan.es están publicadas en el Anuario del Derecho, del BOE, y en el Censo de Guía de Archivos del Ministerio de Cultura. Y a pesar de que los archivos municipales contienen otro tipo de documentos.

Por otra parte, el pasado verano la directora de Caleidoscopi Estudio, Verónica Quiles, le pidió a Payá un resumen de un máximo de mil palabras de uno de sus trabajos, algo a lo que se negó (otros autores sí accedieron). En ese cruce de correos electrónicos, Payá le dijo a Quiles que, no obstante, por amistad, había contestado a dudas sobre la historia de Sant Joan a algunas de las personas que sí estaban colaborando altruistamente con ella.

En base a esta información, la concejala Carreño espetó en una entrevista en la radio local que Payá "estaba colaborando y participando en esta web y ahora se retracta" y también dijo que "si tiene algún problema este señor, pues que denuncie". Estas afirmaciones fueron las que finalmente animaron a Payá a denunciar al Ayuntamiento, aunque en un primer momento solicitaba que se subsanasen los errores y se depurasen responsabilidades sin necesidad de llegar a los juzgados.

Payá es licenciado en Derecho, trabaja como funcionario público en un ayuntamiento de la provincia y como profesor de Historia del Derecho en la Universidad de Alicante. Además, ha trabajado al frente del Archivo municipal de Sant Joan y ha publicado distintos trabajos de investigación sobre la historia del municipio, una labor a la que lleva entregado más de 20 años. En su denuncia especifica que renuncia a cualquier indemnización económica que pudiera derivarse del litigio en favor del Centro San Rafael.


Inexactitudes y errores en la web turística de Sant Joan 


A continuación se exponen algunos de los errores e inexactitudes descubiertos en turismosantjoan.es por Jorge Payá, aunque muchos de ellos se subsanaron una vez que el investigador difundió su documento después de la presentación pública de la web.

La web turística señala que el Marqués Jorge Próspero Verboom, jefe del cuerpo de ingenieros militares creado por Felipe V, creía que la brecha hecha en el pantano de Tibi en 1697 "era consecuencia del sabotaje llevado a cabo por los propietarios del Agua Vieja".

No obstante, según un documento de la época escrito por el propio Próspero Verboom, la brecha se produjo por la mala calidad de los materiales con los que estaba hecho el pantano. El sabotaje era, en todo caso, una creencia popular.

En turismosantjoan.es se dice que el nombre antiguo de Sant Joan era Benialí, sin embargo, Payá asegura que no es cierto, según demostró el trabajo de la profesora Ferrer i Mallol a partir del estudio de un documento de 1315 que demuestra la existencia de ambos topónimos, Sant Joan y Benialí, es decir, que eran dos lugares distintos que coexistían en la época.

Por otra parte, se afirma que le Iglesia Parroquial de San Juan Bautista es la más antigua del municipio, pero Payá referencia documentos históricos y trabajos de distintos autores que prueban la existencia de un templo anterior.

En el apartado en que se habla de las Cruces de Mayo no se alude al nombre tradicional de esta fiesta, Vera Creu, ni se incluyen fotografías de las fiestas antiguas de esta plaza, "cuando sí se ponen fotos antiguas de Alicante". La fiesta de las Cruces de Mayo se celebra con este nombre en Sant Joan desde hace menos de diez años, promovida por la Casa de Andalucía.

Las fotos que acompañan a la información sobre las XL Horas de San Gregorio no se corresponden a esta festividad y se omite la participación del Orfeón San Juan y la Adoración Nocturna en su clausura.

Además, el texto afirma que se desconoce el origen de la festividad "pero se tiene constancia que desde la Edad Media se celebra en la Parroquia San Juan Bautista durante los días 11, 12 y 13 de marzo". Payá cuestiona esta afirmación porque "las fuentes sobre la religiosidad en Sant Joan referidas al medievo son muy escasas" y en las que se conocen "no se alude a las XL Horas".

En la sección "Centros históricos" hay una fotografía que se identifica como la "Calle de San Antón", pero además de que la imagen no se corresponde con esta calle, su nombre tradicional ha sido el de 'carrer Sant Antoni' o 'calle San Antonio', nunca "San Antón".

En otro apartado se alude a "D. Mosén Pedro Mena", pero 'mosén' no es un nombre propio, sino "un tratamiento que se dispensa, entre otros, a los sacerdotes y, por tanto, no puede ir precedido de Don", sostiene Payá.

La imagen con la que se ilustra el apartado de 'Sant Antoni del Porquet' es del Monasterio de Santa Faz, sin embargo allí se celebran las fiestas de San Antonio de Padua, que nada tienen que ver.


Otras apreciaciones recogidas por Payá


En la web aparecen fotografías antiguas -muchas de Alicante- pero no hay ninguna de los elementos arquitectónicos tradicionales que aún se pueden ver en Sant Joan, como los voladizos y otros elementos decorativos de las casas antiguas o la placa de cerámica de la calle Maigmona que hace referencia a la "Villa de San Juan". Si bien, la concejala Carreño aseguró al respecto en la presentación de turismosantjoan.es que todavía quedaban fotos por incluir.

En el apartado 'la oligarquía alicantina' se mencionan a distintas personalidades que residieron o visitaron Sant Joan, pero se omite a Rafael Altamira, que es hijo adoptivo del municipio, al que hizo referencia en varias de sus obras. A pesar de todo, "no termino de ver qué tiene que ver todo esto con el turismo", apunta Payá.

La sección se ilustra con imágenes de espacios recreativos de Alicante, no de Sant Joan. La única que hay de este pueblo es el Teatro Cervantes, pero no se identifica en el pie de foto.

La ermita de la llàgrima de la Mare de Déu de Loreto apaerece en la web con el nombre de "ermita de la Virgen de Dios del Loreto".  Por otra parte, en cuanto a la ermita de Santa Ana, aparecen dos fechas de construcción en la web, el s. XVIII y el s. XVI.

Respecto a la festividad de Todos los Santos, la web dice que muchas personas acuden a la misa "por respeto, recuerdo, o incluso miedo a supuestas represalias de sus familiares fallecidos si no se acuerdan de ellos".

En el apartado de caminos tradicionales, se enumeran en la web las fincas y ermitas que se pueden encontrar recorriéndolos, pero se omite el estado ruinoso de algunas de ellas, como la ermita de Santa Ana o Palmeretes, por lo que, en opinión de Payá, "no parecen dos lugares demasiado recomendables para ser visitados por turistas o caminantes".

Payá opina que el apartado de 'cocina tradicional' "destaca por la pobreza de sus contenidos" y se asemeja a las guías gastronómicas que en los años 80 y 90 publicaba Vicente Fillol. Además, este apartado señala como típicas las charcuterías, pero omite las carnicerías.

Dos de ellas con más de cien años de historia y todavía abiertas al público en Sant Joan, un pueblo que tradicionalmente destacó por sus embutidos ya que se permitía adelantar la matanza para tener las viandas listas para las Fiestas del Cristo y por tanto venían a comprar vecinos de otros municipios aledaños.

Además, a pesar de que la web reconoce que el "putxero amb tarongetes sigue siendo el plato de las grandes celebraciones", no aparece su receta, pero sí otras. Tampoco aparecen fotos representativas de la gastronomías de Sant Joan en este apartado, aunque sí hay imágenes de quesos y alcachofas. El turismosantjoa.es también se dice que los tallarines con huevo son un plato tradicional.

En cuanto a los dulces, en turismosantjoan.es se llama "tarta de almendras" a la torta de almendras y no se hace alusión a la horchata de almendra tostada, "producto que se sigue degustando en las heladerías de Sant Joan y del que Rafael Altamira hablaba en su obra, dejando patente que ya se degustaba en nuestro pueblo a finales del s. XIX", detalla Payá.

En el apartado dedicado a la música se cambia el gentilicio oficial 'santjoaners' por "sanjuaneros" y solo se hace referencia a la Sociedad Musical La Paz y su banda de música, dejando fuera entidades como el Orfeón San Juan, la Orquesta de Pulso y Púa o la colla de dolçaines 'Els Amuntegats', entre otras.

Además, en opinión de Payá, "el contenido de este apartado no tiene un enfoque turístico, pues no se mencionan los periodos u ocasiones en que es posible escuchar la música de las entidades musicales del municipio". Asimismo, en este apartado hay fotografías repetidas y otras tomadas fuera de Sant Joan.


Noticias relacionadas: 


- 'Turismosantjoan.es' no pertenece al Ayuntamiento de Sant Joan (17/1/2017)
- El diseño de la web de Turismo de Sant Joan cuesta 80 euros en el mercado (16/1/2017)
- Payá descubre más plagios en la web turística (15/1/2017)

Publicar un comentario

 
Top