El detenido es un moldavo de 39 años que tenía dos órdenes internacionales de detención emitidas por INTERPOL por los delitos de malversación y homicidio doloso




REDACCIÓN | ALICANTE- La Guardia Civil de Alicante detuvo ayer a un peligroso homicida, de nacionalidad moldava, de 39 años de edad, que vivía en Torrevieja desde que en 2015 cometió un homicidio doloso en su país, donde disparó con un arma de fuego a un compatriota y le propinó una brutal paliza, hasta causarle la muerte.

Sobre el detenido pesaban dos órdenes internacionales de detención emitidas por INTERPOL. La detención se produjo cuando el hombre se disponía a a viajar en la línea regular de autobús de Alicante a París (Francia).

El autobús fue interceptado por los Agentes en un punto de control en el peaje de la AP7, en la salida de El Campello, dirección Valencia. Los Agentes procedieron a la identificación de los ocupantes del vehículo y, al llegar al ahora detenido, éste facilitó una identidad falsa.

Estos datos que proporcionó levantaron las sospechas de los Guardias Civiles, quienes le realizaron un control más exhaustivo de sus pertenencias encontrándole, además de 3.500 euros en efectivo, su documentación real.

Al comprobar su filiación en la base de datos, le constaban dos señalamientos internacionales, dictados por INTERPOL, uno por un delito de malversación y otro por un homicidio doloso.

Este último delito tuvo lugar en enero de 2015, en Moldavia, cuando el detenido, junto con su hermano, disparó a un hombre con un arma de fuego y, antes de que éste llegara a morir por el impacto de bala, ambos le propinaron una brutal paliza, causándole finalmente la muerte. Este delito de homicidio está penado en Moldavia con 15 años de prisión.

El detenido ha sido trasladado en el día de hoy a la Audiencia Nacional de Madrid, para ser puesto a disposición judicial por estas órdenes de detención internacionales.

Publicar un comentario

 
Top