Estaban preparando 'un gran golpe' con el que esperaban conseguir más de 100.000 euros, por lo que se tuvieron que adelantar las detenciones




REDACCIÓN | ALICANTE- En apenas tres meses de investigación, la Guardia Civil de Alicante ha conseguido desmantelar una de las bandas criminales armadas más violentas y con menos escrúpulos que desarrollaban su actividad criminal en la provincia. En uno de sus golpes llegaron a amordazar, maniatar y golpear a una anciana de 85 años con enfermedad terminal.

En concreto, se ha detenido a 5 hombres, dos españoles de 45 y 29 años, y tres de nacionalidad rumana de 24, 25 y 41 años, como presuntos autores de varios delitos de pertenencia a organización criminal, robo con violencia e intimidación, robo con fuerza, robo y hurto de uso vehículo a motor, contra la salud pública (tráfico de drogas), detención ilegal, tenencia ilícita de armas y usurpación de funciones públicas.


Las detenciones se han realizado en las localidades de Crevillente, Granja de Rocamora y Albatera, de la provincia de Alicante, y en la localidad toledana de Domingo Pérez. Y según ha revelado la investigación de los agentes del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA), estos cinco presuntos criminales utilizaban uniformes simulados y vestimenta policial, con el fin de confundir a sus víctimas.

Realizaban sus intervenciones armados, y no dudaban en emplear la violencia para amedrentar a sus víctimas que, en ocasiones, eran otros grupos criminales a los que robaban dinero en efectivo y drogas. Su modus operandi consistía en entrar por la fuerza, con chalecos reflectantes y pasamontañas, haciéndose pasar por policías, portando las armas de fuego, para después retener a sus víctimas, a las que agredían para conseguir el botín. Algunas de las víctimas tuvieron que ser ingresadas en el Hospital.

En otras ocasiones entraban en las viviendas mientras los moradores dormían. Una vez dentro inmovilizaban a las víctimas que, aterrorizadas, les daban todos los objetos de valor.

Usaban también placas falsas de policía para cometer otros robos en viviendas, llamaban con alguna excusa a las puertas de las casas enseñando las falsas identificaciones, y como iban ataviados con elementos fácilmente susceptibles de ser usados por los Cuerpos de Seguridad, los perjudicados abrían sin temor, y eran desvalijados.

Durante los 4 registros realizados, se han intervenido varias prendas de vestimenta policial, junto con elementos también de uso policial, como un chaleco reflectante con inscripciones policiales, conos de color amarillo, cinta de seguridad de Policía Local, unos grilletes con su llave, varias placas policiales falsas, unos grilletes de tela, un inhibidor de frecuencia, herramientas y útiles para la comisión de robos con fuerza, y joyas.


También numerosas armas de fuego como una escopeta (sustraída), una carabina, un arma de fuego ilegal de fabricación casera, dos revólver con munición, (uno de ellos sustraído), tres pistolas simuladas y un spray de defensa personal. Además se han aprehendido 3 kilos de marihuana, 15,42 gramos de cocaína, dinero en efectivo y 4 vehículos de alta y media gama, uno de ellos robado en Alemania.

En el interior de las viviendas fueron localizados varios efectos tales como documentación y joyas que habían sido sustraídos en los robos perpetrados las semanas anteriores, pudiendo vincular completamente a los detenidos con la autoría de los mismos.

Además, de las aprehensiones y vigilancias sobre el grupo se deduce que han intentado realizar otros actos delictivos, que se han visto frustrados, debido unas veces a la falta de seguridad del grupo a la hora de culminar estos y otras a la presión policial a la que estaba siendo sometido.

El grupo criminal estaba preparando 'un gran golpe' con el que esperaban conseguir más de 100.000 euros, por lo que los agentes de la Guardia Civil tuvieron que precipitar la detención de estos 5 individuos, antes de que lo llevaran a cabo.

Publicar un comentario

 
Top