Román ha desmentido la información de su readmisión. Foto: DANI MADRIGAL

REDACCIÓN | ALICANTE - El acto de conciliación entre UTE Alicante y el trabajador despedido Adrián Román termina sin acuerdo entre las partes, por lo que, de momento, no será readmitido. El conflicto sigue su curso y, previsiblemente, serán los juzgados los que decida qué solución es la adecuada, o al menos las más ajustada a la legalidad.

Román se ha mostrado "un poco más tranquilo" y "con algo más de ilusión", ya que, a pesar de que "todo sigue igual", que la empresa haya declarado que "sin avenencia", es decir, sin acuerdo, hace que no se le cierren las puertas a una posible victoria en el juicio.

Aún no hay fecha para la celebración del litigio, por lo que Román piensa seguir adelante con su protesta a las puertas del Ayuntamiento de Alicante. "Yo de aquí no me muevo hasta que no me readmitan", ha asegurado. Si bien, no hay previstas más concentraciones de apoyo, como las que se han celebrado esta semana, pero el comité de empresa sigue estudiando otras medidas de presión contra la UTE.


Publicar un comentario

 
Top