Abuelas, nietas y nietos han cocinado galletas en el último taller de la programación especial de Navidad del Centro Municipal de Mayores


Judith estudia fuera y quiere aprovecha al máximo las vacaciones para estar con su familia | Foto: MANUEL R. SALA

L.B. (@LauraBagur) | VÍDEO: MANUEL R. SALA (@olovideo) | SANT JOAN- A Clara se le dibuja una gran sonrisa en la cara, está muy contenta con las manos en la masa. Tiene diez años y ha venido con su abuela, su tía abuela y sus dos primas al taller de galletas navideñas, el último de una semana con programación especial en el Centro Municipal de Mayores.

Con tan solo tres años de edad, su prima Blanca es toda una artista amasando. Sus galletas han salido mejor que las de su abuela Carmen. "¡Mira qué maña se da! Me está dejando alucinada", comenta entre risas la abuela. Según explica, a Blanca se le da tan bien "porque hace pizzas con su padre".

Éric todavía no ha cumplido los tres años y también se le están dando muy bien las galletas. "Le encanta guisar y mira muy atento todo lo que yo hago en casa", explica su abuela Magdalena, que ha aprovechado la ocasión para venir con Éric y otras dos nietas al Casal donde asiste regularmente  a bailar los domingos y al taller de habilidades, que es como "el colegio".

La concejalía de Tercera Edad lleva tres años incorporando en su oferta actividades para compartir con los pequeños, sobre todo en los períodos vacacionales, que es cuando los abuelos suelen quedarse con los nietos. En cada ocasión, los mayores les enseñan orgullosos el Centro y explican todo lo que hacen allí, que no es poco.


"Solo hace falta que me pongan una cama", bromea Gumer, que viene todo el año a bailoterapia, bisutería, castañuelas y manualidades, y además canta en el coro. Al taller de cocina ha venido con su nieta Elsa, de siete años, que sonríe pizpireta con la nariz manchada de harina. En realidad, a Gumer no le gusta mucho la cocina "y la repostería menos", pero quería aprovechar la iniciativa para compartir una mañana divertida con Elsa.

Por el contrario, a Paco le encanta. Y su nieta Abril, de ocho años, cocina a menudo con él. "Esta mañana mismo me ha pedido la receta de los espaguetis carbonara y el otro día hicimos una coca de mollitas". La abuela de Abril, Mª Ángeles, está disfrutando la experiencia; "como no la tenemos siempre, cuando está con nosotros tenemos que aprovechar", apunta.

Tal y como explica la concejala Esther Donate, el taller intergeneracional ha sido "el taller estrella" de la programación navideña. Como no hay colegio, los mayores tienen una actividad que hacer con los niños "y encima es algo que les encanta, cocinar gusta mucho a los niños".

Sin duda, las galletas de todos han salido muy bien, a juzgar por el delicioso aroma que se respiraba en la sala un rato después. Una vez que han terminado las galletas, han almorzado zumos y dulces todos juntos y la mañana ha terminado con la visita de Papá Noel, que ha llevado gominolas a los pequeños y pequeñas y se ha llevado todas sus cartas.

Publicar un comentario

 
Top